Opinión

Frente a Trump, no al autoengaño

   
1
  

 

Donald Trump. (Reuters)

“Tendrá que ponerse mucho peor antes de que las cosas mejoren”: Dreamer de origen mexicano.

Pensar que Trump como presidente hará todo lo que dijo en campaña es bastante discutible, pero sería imperdonable el autoengaño de creer que hará poco o nada de todo aquello que prometió a sus electores.

De los muchos impactos negativos que pueden ocurrir, me quiero referir a uno que me toca profundamente. El de los llamados dreamers. De manera muy general, se trata de inmigrantes que siendo niños fueron llevados por sus padres a Estados Unidos y que con ellos permanecieron en ese país. Son más de dos millones de jóvenes, de los cuales 1.3 millones son mexicanos. Crecieron en Estados Unidos, fueron a la escuela, y son, como diría Obama, tan estadounidenses como cualquier otro, excepto por sus documentos.

El presidente Obama emitió lo que se llama una acción ejecutiva para diferir su deportación, darles un número de seguridad social y permitirles trabajar. Todos los beneficiarios de este programa conocido como DACA compartieron con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) su domicilio y copia del documento que indica la fecha límite de salida del inmigrante. Esta base de datos bien puede ser el principio para una deportación sistemática.

Los últimos años los he acompañado, he admirado su lucha. Varios de ellos me escribieron después de conocer el resultado de la elección. Comparto con ustedes algunas de sus reflexiones:

“He votado por primera vez… Estoy totalmente sorprendida por la forma en que el país votó anoche… Es un día donde como mujer me siento decepcionada porque muestra que los hombres siguen en la cima. El techo de cristal todavía existe. Estoy aterrorizada por mi futuro como estudiante universitaria y por mi familia que es indocumentada”. Joven dreamer cursando su primer semestre en la Universidad en Nueva York.

“Esta noticia (el triunfo de Trump) no es nada fácil de digerir y mucho menos de poder poner en palabras textuales el cúmulo de sentimientos encontrados. Pero te diré que mi madre y yo estamos bien (por ahora) unidos y con fe de que no hay mal que por bien no venga. No estoy de acuerdo con el resultado, pero respeto el proceso. Qué más puede decir y sentir una persona que literalmente no tiene ni voz ni voto”. Alfonso Palacios, dreamer de Las Vegas, Nevada.

“Lo que pasó el martes por la noche en la madrugada fue algo que nos enseñó que este país todavía tiene racismo, que vive y seguirá viviendo, pero tenemos que mantenernos fuertes y apoyarnos más que nunca”.
María Yolisma, dreamer y estudiante de 22 años de Dallas, Texas.

“En presencia de una calamidad, las palabras no son lo suficiente. El precio para nosotros es como siempre, la opresión y el abuso… es común que este precio se pague por las minorías y por los inmigrantes… La forma en la que vamos a seguir avanzando es con lo que sabemos que más valoramos: la vida y la familia… (con) relaciones aún más cercanas y unidas entre amigos y familias, hasta que una nueva demografía transforme una desgastada y aún más frágil democracia en América… Hay un odio verdadero, xenofobia, miedo de un poder fuerte femenino, sexismo”. Dreamer y profesor de la Universidad de Harvard.

“Yo creo que muy poca gente se esperaba este resultado… Hay mucha incertidumbre, ansiedad y desilusión en la comunidad. Y con justa razón, ya que el próximo presidente se ha declarado públicamente enemigo de la comunidad indocumentada. Me he enterado que han habido personas que les ha impactado tanto la noticias que han intentado incluso quitarse la vida. Como todos los demás, mi familia y yo estamos preocupados, pero no vamos a dejar que el miedo y la incertidumbre se apoderen de nosotros… nos uniremos, organizaremos y confrontaremos cualquier política que trate de dañar a nuestra comunidad. No nos vamos a dejar… Estamos conscientes de que se vienen tiempos difíciles, pero también sabemos que somos una comunidad con resiliencia y unidos saldremos adelante”. Dreamer estudiante en Las Vegas, Nevada.

Estas son las voces que urgen a una respuesta inmediata. Estas son las voces que prohíben la fatalidad, pero también el autoengaño. Estas son las realidades que nos exigen ir más allá del análisis y los diagnósticos. Estos son los héroes que exigen liderazgos poderosos y oportunos. Frente a ellos sólo hay una alternativa: actuar con grandeza y hacerlo ya. Estos dreamers nos marcan la respuesta inmediata:
unirnos, actuar y no dejar que el miedo se apodere de nosotros.

Twitter: @JosefinaVM

También te puede interesar:
Voto hispano, el gigante que despertó
Gracias Chihuahua
Abuelo, vota por mí