Opinión

Freno a los partidos antisistema en Europa

 
1
 

 

Brexit

En las elecciones de Austria en diciembre pasado ganó la jefatura del Estado el candidato de 72 años, Alexander Van der Bellen (AVB) profesor de economía y antiguo líder de Los Verdes; derrotó al populista Norbert Hofer del ultraderechista Partido de la Libertad. Su triunfo representó un 'alivio' no sólo para Austria, sino para Europa, agobiada por el auge del populismo de derecha que en buena medida ha sido impulsado por el hartazgo de la ciudadanía con las políticas excluyente de sus gobiernos.

AVB tiene una posición proeuropea, es defensor de valores y principios democráticos. Su victoria manda una señal de esperanza y cambio frente a la fortaleza de los ultras que han desdibujado la identidad europea.

Asimismo, en las elecciones generales a la Cámara de Representantes de Holanda celebradas el 15 de marzo pasado, el relativo fracaso de Geert Wilders (GW), de 53 años, que no logró la posición de primer ministro, es también una buena señal para los próximos comicios en Francia (abril y mayo) y Alemania (septiembre y octubre). GW es un furibundo antiislamita que ha hecho llamados para cerrar todas las mezquitas y no permitir la construcción de nuevas y a la vez prohibir el corán y cerrar las puertas a migrantes de naciones musulmanas. Igualmente ha propuesto que en la Constitución de Holanda se prohíban las escuelas religiosas islámicas, empero, no las cristianas ni de otras religiones. Todo esto como un proceso de 'desislamización'. Por otra parte, ha pugnado por sacar a Holanda de la Unión Europea (UE).

Con una participación de 82.0 por ciento del electorado, el triunfador por tercera ocasión fue el primer ministro Mark Rutte (MR) líder del partido Popular de la Libertad y de la Democracia que se quedará con 33 escaños del Parlamento holandés de un total de 150. Al partido de GW le darán 20 asientos, cinco más que en las elecciones de 2012. Resulta evidente que MR no hará una coalición con GW, probablemente la realizará con los partidos de centro derecha; en este sentido, se prevé que la gobernabilidad en Holanda no será fácil.

Los resultados electorales positivos en Austria y Holanda pueden ser victorias efímeras, porque lo que alimenta el populismo no sólo tiene que ver con un malestar económico, sino con factores culturales: “el miedo a la islamización y a los atentados terroristas”; Donald Trump (DT) ha revivido en Europa el islasionismo y el proteccionismo y el debilitamiento de la OTAN, justamente cuando esta última vuelve a estar en el centro de Europa ante las políticas expansionistas de Rusia. En este contexto, es vital que Europa refuerce la lucha contra el terrorismo y a la vez retome sus valores fundamentales para dar un trato humanitario a los refugiados que llegan al continente; Europa debe cumplir con su compromiso de acogida y reparto de refugiados. Lo anterior no implica que se subvalúen los riesgos de seguridad implícitos en las oleadas de migrantes; estos se deben de enfrentar de manera global entre todas las naciones europeas y en coordinación con otros países fuera de Europa; el terrorismo internacional y los ciberriesgos no se puedan afrontar de manera eficaz desde el ángulo de la soberanía nacional. Por lo demás, las regiones más inestables y conflictivas en el mundo se encuentran en las puertas de Europa: Norte de África y Medio Oriente.

La integración europea ha sido uno de los procesos más exitosos del mundo ya que le ha permitido a los países adaptarse a la globalización y potenciar a sus economías a la esfera supranacional; sin embargo, a la vez “se ha inmiscuido en ámbitos radicados en el propio corazón de la soberanía e identidad nacionales”, de aquí el Brexit. “La UE precisa renovarse en términos de políticas y procesos, seguramente descentralizando más la responsabilidad sobre las estrategias en el plano nacional para lograr una mejor representatividad de los ciudadanos”. Al final de cuentas cada uno de los miembros de la UE tiene una idiosincrasia y cultura propias. No obstante, el riesgo de fragmentación europea puede alentar más el populismo; hoy Europa tiene que mantenerse unida a la luz de que DT la ve como un rival y no como un aliado como fue desde el término de la Segunda Guerra Mundial. “El destino de Europa está en manos de los europeos”, ha expresado la canciller Ángela Merkel, en respuesta a DT contra el futuro de la OTAN y de la UE; además de 'enterrar' las negociaciones del Acuerdo Trasatlántico de Comercio e Inversión que se estaban llevando a cabo previo al ascenso de DT al poder.

En este marco, Europa está considerando ampliar sus relaciones comerciales y de inversión con China, que de por sí ya son significativas; en 2016, 40 mil millones de dólares de inversión China fluyeron a Europa, 77.0 por ciento más que en 2015; cerca de un tercio del total se orientaron a Alemania; el aumento de las inversiones de China en Europa ha creado preocupación en esta última región en relación a la influencia política que la primera puede ejercer en el continente.

Por otra parte, los problemas económicos en varios países de la UE son propicios para germinar el populismo, es el caso particular de Italia, que lleva década y media estancada con una deuda gigantesca superior al 130.0 por ciento del PIB. Grecia también está al borde del precipicio con una tasa de desempleo mayor a 20.0 por ciento y una deuda pública de alrededor de 180.0 por ciento del PIB.

También te puede interesar:
Cobra fuerza el antisemitismo, el racismo y la xenofobia en EUA
Europa a la deriva
Autocracia en la Casa Blanca