Opinión

Fraude en el PRI-DF

1
    

    

Marcelo Ebrard al salir de la Cámara de Diputados. (Cuartoscuro)

Era la mañana de jueves cuando diputados panistas quedaron sorprendidos con lo que vieron en los pasillos de su grupo parlamentario. Un tipo alto, cabello peinado de raya al lado y ojos saltones, próximo a declarar en la PGJDF por fraude en el Metro, caminaba presuroso. Era Marcelo Ebrard y se dirigía a la oficina de Ricardo Anaya, líder de la fracción del PAN, quien lo esperaba con café.

Acompañaba a Marcelo Ebrard el diputado Ricardo Mejía, de Movimiento Ciudadano, uno de sus principales defensores. El encuentro duró alrededor de media hora.

¿De qué hablaron?–, pregunté por WhatsApp a Mejía.

–Fue un saludo en el que se planteó el derecho de audiencia y que la comisión escuchara a ME.

La comparecencia ante la comisión especial que investiga el fraude, sin embargo, ya le había dado fecha a Ebrard, por eso no fue convincente la respuesta.

¿Qué negociaron, diputado?

–Nada en absoluto.

A la mañana siguiente, o sea el viernes, antes del arribo de Ebrard a San Lázaro, el periodista Federico Arreola divulgó en Twitter una foto en la que Ebrard tomaba café ahora con Gustavo Madero. Suena lógico lo que se dice en el PAN: fue Anaya quien abrió la puerta a Ebrard con el jefe nacional del partido.

Arreola dijo, aunque sin citar fuentes, que en ese encuentro Ebrard pidió apoyo a Madero a cambio de información confidencial comprometedora sobre políticos como Miguel Ángel Mancera y Manlio Fabio Beltrones. Incluso que Ebrard prometió ayuda a Madero para que éste sea candidato presidencial.

Cualquiera que haya sido el trato, esa tarde de viernes, los panistas trataron suave a Ebrard. El priista Isidro Moreno, sin embargo, sacó un documento que muestra que Ebrard sí supo del riesgo en la Línea 12, pues Francisco Bojórquez, entonces director del Metro, le advirtió de lo que se vendría si se compraban trenes de ruedas férreas y no de neumáticos.

TRAMPOSOS. Uno de los pocos mexicanos graduados con honores en Harvard, en dos maestrías, acaba de ser reprobado por el órgano de procesos internos del PRI-DF y una líder de vendedores ambulantes aprobada para candidata por la jefatura de la delegación Cuauhtémoc.

Una fuente involucrada en la calificación e inconforme, sin embargo, me asegura que en realidad Alejandra Barrios, la lideresa, reprobó y Cuauhtémoc Sánchez, el de Harvard, fue el puntaje más alto de 50 preguntas para aspirar a candidato, pero que Mauricio López, dirigente del partido, no lo quiere.

Hace tres años a Sánchez lo sacó de la jugada Cuauhtémoc Gutiérrez con la excusa de no cumplir tres años de residencia en el DF y aunque los tribunales fallaron a favor de Sánchez, quien aspira a la jefatura delegacional de Tlalpan, lo dejaron fuera.

Sánchez ha presentado ya una queja ante la comisión de procesos internos del PRI de Fernando Mercado. Exige que se hagan públicos los exámenes y los resultados. ¿Cuántos casos como el de Sánchez hay en el partido?

10 SEGUNDOS… La presidencia del Senado, a cargo de Miguel Barbosa, así como la comisión de Justicia de Roberto Gil, recibieron una solicitud de Marco Antonio del Toro, abogado de la maestra Elba Esther Gordillo. Pide derecho de audiencia luego de que el Senado solicitará al procurador Jesús Murillo Karam toda la información del caso de la maestra.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
Tiro de precisión 
Abren hasta el ropero
Cromosomas de la corrupción