Opinión

Fraude del siglo,
¿pero de quién?

 
1
 

 

Box.

No sé si la pelea Floyd Mayweather–Manny Pacquiao finalmente quedará como “fraude del siglo” en los anales de la historia, pero el gobierno de México -por ende nuestros impuestos- ayudaron a promoverlo como “la pelea del siglo”.

Hasta este momento no se ha hecho público cuánto gastó el Consejo de Promoción Turística de México, una paraestatal de la Secretaría de Turismo, que fue uno de los cinco patrocinadores de la pelea que le inyectaron 13.2 millones de dólares a este espectáculo que calculan ingresó una cifra récord de más de 400 millones de dólares –la mayoría proveniente del pago por ver la pelea en sistemas cerrados de televisión–. El patrocinador estrella fue Tecate, que sí hizo público que pagó 5.6 millones de dólares para ser la cerveza oficial del evento y para que el logo de esta empresa mexicana quedara plasmado en el centro del cuadrilátero, literalmente en el pecho de la edecán, y tuviera menciones por cable.

¿Cuánto pagó el gobierno de México (nosotros los contribuyentes) por poner el logotipo “Visit Mexico” del Consejo de Promoción Turística de Sectur, en dos de las cuatro cuerdas del ring y que el anunciador del combate mencionara el eslogan “Mexico, Live It To Believe It” al presentar la pelea?

También está la interrogante de los boletos para la pelea que seguramente recibió el Consejo de Promoción Turística como uno de los cinco patrocinadores oficiales de la pelea. StubHub, el sitio de reventa de boletos por internet, llegó a vender un boleto de planta baja por 40 mil 955 dólares, que fue vendido originalmente por 10 mil dólares.

¿A cuántos boletos tenía derecho el Consejo de Promoción Turística y quiénes fueron los afortunados que recibieron y “disfrutaron” este derecho de admisión a “la pelea del siglo”?

El uso de dinero público para financiar la pelea Floyd Mayweather–Manny Pacquiao nos lleva a hacer las siguientes preguntas: ¿cuánto gastó el gobierno mexicano en financiar esta pelea, bajo las premisas de promover el turismo internacional para el beneficio del país? Y la segunda y tal vez la más delicada es: ¿qué tanto le sirve a México que se vincule la imagen del país no sólo a un evento que en esencia promueve la violencia? ¿No es suficiente el branding de violencia que ya tiene México?

¿A poco sí van a venir a México más turistas extranjeros por haber escuchado el anunciador gritar “Mexico, Live It To Believe It”? No les da la impresión de que funcionarios del Consejo de Promoción Turística y de la Secretaría de Turismo simple y llanamente tenían ganas de ir a la pelea en Las Vegas y usaron dinero público para cumplir con sus sueños.

Aunque sarcástico este último comentario, es algo irónico que Tecate, una empresa privada, sin responsabilidad de tener que hacer público cuánto gasto, publicó de antemano y con orgullo cuánto le costó el chistecito, porque ellos sí reconocen el beneficio de esta inversión. El gobierno de México no lo hizo público, tal vez porque es bastante difícil explicar el beneficio que debería ser “fortalecer la imagen de México como destino turístico promoviendo la calidad, diversidad y autenticidad de sus atractivos.” Esto lo señala el Consejo de Promoción Turística de México en su portal.

Pero hay muchísima opacidad alrededor del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) y su portal es un ejemplo. Fue imposible obtener del portal los nombres de los famosos accionistas del CPTM y cuánto se invierte en los programas que manejen. La búsqueda de los miembros en el directorio del organismo nos arroja directamente a la página del Instituto Nacional de Acceso a la Información (ahora Inai).

Pero a partir del lunes, horas después de culminar “la pelea del siglo”, al promulgar la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que el CPTM por oficio, como cualquier institución, tendrá que subir automáticamente cualquier contrato en el que se use dinero público entre otros documentos e información.

Me comentó Guillermo Noriega, coordinador nacional del Colectivo por la Transparencia en México, que esto tiene el propósito de que los ciudadanos dejen de perder el tiempo y ya no se desgaste la administración por documentos que deberían de ser públicos automáticamente.

Así que señores del Consejo de Promoción Turística, nos están haciendo perder el tiempo, hagan público la información y que empiece el debate.

Twitter: @Amsalazar

También te puede interesar:
Baltimore y las lecciones de cómo reaccionar ante una crisis
Cría cuervos y te sacarán los ojos
Fuimos simples engranajes de la Guerra Fría