Opinión

Francia y los engaños de Cassez


 
En el cierre del expediente de Florence Cassez quedan cuando menos 6 puntos conflictivos:
 
1) En su road show en París, la secuestradora Cassez ha reiterado que la Corte Suprema de México determinó su inocencia, cuando la ministra Sánchez Cordero fue muy clara en establecer que no se pronunciaba sobre inocencia y culpabilidad sino que concedía el amparo liso y llano por contaminación de las pruebas con el montaje policiaco. Por tanto, la francesa lisa y llanamente ha mentido para salvar su imagen contaminada por las pruebas que constan en su expediente y por los votos de los ministros Cossío y Pardo al señalar como válidas las pruebas anteriores al montaje.
 
2) En la más polémica de sus declaraciones, en entrevista para la televisora BFM, Cassez realmente se abrió y dejó entrever su culpabilidad en algunos secuestros. Afirmó que "fui ingenua al involucrarme con Vallarta (su novio que era jefe de la banda de secuestradores Los Zodiaco)". Y agregó: "¿quién a los treinta años no ha tenido una relación como ésa". A no ser por las Miss Bala, las novias de narcos que han caído presas y que se cuentan con los dedos de la mano, son abrumadoramente mayoritarias las mujeres que no han tenido "una relación como ésa".
 
En estas declaraciones, Cassez no negó haber estado involucrada con un jefe de una banda de secuestradores ni ha probado que estuviera al margen de algunas de las actividades de la pandilla de plagiarios. Sólo se justifica que por problemas sentimentales haya quedado en el centro de una organización criminal. Con ello se confirman las versiones de varios de los secuestrados de que Cassez había sido activa en los secuestros, además de que en algunos otros no investigados ella había sido el señuelo para atraer a las víctimas.
 
3) En el máximo punto mediático de su road show, Cassez afirmó que el entonces secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, "me quería asesinar", aunque no aportó ningún elemento probatorio y sí buscó sólo seguir haciéndose la víctima en un conflicto penal y escalar la provocación a México. Pero resulta que Cassez, con el apoyo del PRD y del anterior jefe perredista de gobierno Marcelo Ebrard, tuvo en prisión todas las facilidades, comodidades y acceso de medios, algo contrario a cualquier intento criminal. En realidad, Cassez ha tenido que sobrecalentar su caso para tratar de disminuir el centro de su caso: su participación activa en una banda de secuestradores que se encuentra en prisión.
 
4) Muy dada a la hegemonía cultural y a la arrogancia, la prensa francesa se ha mostrado profesionalmente apática, incapaz de buscar detrás de la noticia, sin ganas para investigar el fondo de la cuestión y convertida sólo en bocina de los intereses de Cassez. Los periodistas franceses han sido ineptos siquiera en reconstruir los senderos de Cassez en México, en intentar comprobar algunos de sus dichos o en indagar el fondo de la relación de Cassez con el jefe de la banda de secuestradores Los Zodiaco.
 
Aunque más que un asunto de profesionalismo periodístico, se trata del hecho de que el gobierno de Francia -en sus versiones de derecha e izquierda- quiso convertir el caso Cassez en una moderna guerra de los pasteles, aquella provocación de 1838 sólo para justificar la primera invasión francesa a México y luego la segunda de 1861 contra Juárez por asuntos de deuda pero que trajo a México a Maximiliano como emperador extranjero.
 
5) Los cuestionamientos sobre el montaje o reproducción escenográfica del arresto de Los Zodiaco se han acreditado al gobierno del presidente Calderón y a su secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, aunque el operativo contra Los Zodiaco ocurrió el 5 de diciembre de 2005 y formó parte de la estrategia de seguridad del gobierno del presidente Vicente Fox, en el cual el secretario de Seguridad Pública era Eduardo Medina Mora, hoy embajador en Washington del gobierno priista del presidente Enrique Peña Nieto, y el procurador General de la República era Daniel Cabeza de Vaca. Los funcionarios foxistas han sido soslayados del asunto de diciembre de 2005; en el gobierno de Calderón, inclusive, Cabeza de Vaca fue director del jurídico de la Presidencia y luego subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de Gobernación.
 
En 2005 García Luna era director de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y encabezó un programa antisecuestros bastante efectivo. ¿Por qué no se ha criticado a Fox y a sus funcionarios que tenían cierta relación de jerarquía sobre la AFI y por qué no se le han exigido responsabilidades por el operativo de la policía federal de 2005?
 
6) ¿En razón de qué tipo de negociaciones de alto nivel se logró separar el caso Cassez del caso de la banda de Los Zodiaco y su jefe Israel Vallarta? Al final de cuentas, el montaje debió de haber afectado a toda la banda. Y en los argumentos de la defensa, la objeción más importante fue la del montaje y mucho menos lo de la tardanza en la asesoría consular. Vallarta, por cierto, está a la espera de sentencia pero con confesiones que no lo dejarán libre aunque sí con sospechas de haber pactado el deslindamiento de su novia Cassez.
 
Los puntos anteriores revelan algunas de las inconsistencias del caso Cassez que ya se extraviaron. Y queda la mala respuesta diplomática de México ante las maniobras del gobierno francés del socialista François Hollande para presentar a Cassez como una heroína y no como una secuestradora que se benefició con las nuevas formas penales en México y por efecto liso y llano de la Doctrina Sánchez Cordero de optar por los derechos de una delincuente por encima de los derechos de las víctimas secuestradas. Ahí están las fotografías con la sonrisa del presidente Hollande al recibir a una delincuente en el Palacio del Elíseo.
 
www.grupotransicion.com.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh