Opinión

Fox "again"

 
1
 

 

Vicente Fox.

Gil caminó sobre la duela de cedro blanco. En un extremo del amplísimo estudio encontró una cuerda que colgaba del techo, la jaló con fuerza y frente a él apareció la semana intonsa (gran palabra), los días que como casillas habrá que ocupar con palabras y hechos. Así las casas (sí, muletilla patrocinada por Grupo Higa), Gamés se encuentra sumamente preocupado pues el Cártel Jalisco Nueva Generación ha expandido sus zonas de operación a territorios que hasta hace unos meses estaban en manos de los cárteles del Golfo, Los Zetas, los Arellano Félix, los Beltrán Leyva.

Gil lo leyó en su periódico La Jornada: “informes de la Procuraduría General de la República refieren que es una de las organizaciones criminales que en México genera mayores ingresos por la venta de drogas. Por esa razón la dependencia ha puesto en marcha acciones de inteligencia financiera para detectar propiedades y empresas relacionadas con ese grupo delictivo”.

Decía Gil que hay en todo esto una mortificación, si el Cártel Nueva Generación ha expandido sus zonas de influencia y obtenido más ganancias que nunca antes soñaron en sus mentes criminales, si eso ha ocurrido, quiere decir que el embajador del presidente Peña ha fallado. Maldición, todo nos sale mal.

La lectora y el lector lo recordarán, el prestigioso académico, periodista y escritor Ricardo Raphael y la prestigiosa revista Atlantic Monthly en un reportaje de Ginger Thompson (Gil ya escribió tres planas: The Atlantic Monthly) sostiene que el gobierno de Peña pactó con Guzmán Loera: a cambio de tu libertad, Chapiux, negociarás con el Cártel Nueva Generación a nombre del gobierno federal. ¿Estamos? ¿Qué sentido tuvo liberar al Chapo si el cártel crece como la hierba mala? No somos nada. Comuníqueme con Arely Gómez. Arely, recuérdeme, dice el presidente: ¿a qué hora exactamente liberamos al Chapo? Porque todavía no tenemos resultados tangibles. Gil pregunta de nuevo: ¿de verdad creemos que el gobierno de Peña Nieto liberó al Chapo Guzmán? Entonces, si eso creemos convendría ofrecer alguna prueba, por pequeña que fuera.

Fox
Siempre que Gilga lee las declaraciones del expresidente Fox en la prensa, se lleva las manos al corazón y lo estruja. En entrevista con su periódico Milenio, Vicente Fox ha dicho que la solución para encontrar al Chapo se encuentra en la tecnología: “la computadora no es corrompible ni sobornable”. Tiene usted mucha razón, expresidente, ¿pero qué le parecen las personas que manejan las computadoras? “La tecnología debe orientarse al bienestar de la humanidad. Si los guardias (que cuidaban la prisión del Altiplano) hubieran sido robots, el Chapo no hubiera huido”.

Para que más que la verdad, el expresidente ha dicho una verdad de a kilo: un robot no tiene sentimientos, ¿estamos? Un robot no se da por mal servido, ¿'okei'? Un robot no hace campaña electoral, ¿correcto? Un robot, ¿dice discursos? Un robot no diseña casas blancas. Chirriones, entonces, ¿para qué rayos sirve un robot? Nadie lo sabe, pero al parecer Liópez ya mandó pedir una docena a Macuspana, cuna del robot moderno.

Descompostura
A pregunta expresa de Jesús Rangel sobre Liópez y el expresidente, Fox dijo: “Ese cuate me descompuso todo mi sexenio, descompuso todas las reformas energéticas y más (…) No encuentro una sola idea inteligente en ese cuate”. Se oyó un lamento en el amplísimo estudio: ay, mi hijoos inteligeentes.

Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: el presidente Fox habla como si no hubiera sido el presidente Fox. Nada de lo que opina en nuestros días lo expresó en su momento, quizá si hubiera planteado la mitad de las cosas de las que perora como expresidente, hubiera sido un presidente menos mediocre (perdón por el trabalenguas de los ex y los pres).

A Gamés se le puso la gallina de carne cuando oyó esto: “Yo desaparecería todo el Senado y la Cámara de Diputados. Ya tenemos suficientes leyes, para qué queremos más”. Gil se escurrió en el sillón y ya convertido en líquido meditó: ¿lo ven? Fox y Liópez no son muy distintos. Gilga jura y perjura que Fox no sabe muy bien el lugar que en una democracia ocupa el Poder Legislativo. ¿Desaparecerlo? De veras hay días en que Gil quiere tirarse al río Sena. De hecho, Gamés quisiera ir a París y meditar, así solamente, en una meditación sobre la vida y la muerte. ¿Desaparecer el Poder Legislativo porque ya hay muchas leyes y no necesitamos más? Ay, mis hijoos inteligeentes.

La máxima de Honoré de Balzac espetó dentro del ático de las frases célebres: “La mediocridad no se imita”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Roland Barthes
Cortinajes de humo
Escupir al cielo