Opinión

Forjadores

Dice el diccionario de la Real Academia Española, siempre tan escueto, que forjador o forjadora “es la persona que tiene por oficio forjar”. Y de forjar dice que es “dar la primera forma con el martillo a cualquier pieza de metal”.

El diccionario Océano Uno coincide y agrega, como una acepción de sentido figurado, que forjar es crear algo con esfuerzo.

Pero ya sabemos que los diccionarios tratan más de palabras que de vida (aunque las palabras sean vida, desde luego).

Si las palabras no tuvieran alcance metafórico, ¿qué sería de ellas? ¿y qué de nosotros, sólo con palabras de significado estricto?

Porque forjador es el que forja, ya se sabe, pero lo que importa es lo que forja, a partir de qué lo forja, cómo lo hace y hasta dónde puede llegar con lo que forja.

Por eso forjadores son aquellos que se inventan su propia vida y contribuyen al desarrollo y bienestar de otros.

Los forjadores crean mucho con muy poco, y transforman la existencia de miles o millones a partir de una idea y de una gran dosis de tesón. Y, por supuesto, de imaginación, talento y liderazgo.

Los forjadores no son seres alados que están predestinados a la cumbre, y tampoco son entes mitológicos que tienen asegurado un lugar en las alturas.

Suben por cuestas empinadas, casi siempre oyendo a buenas personas de buenas intenciones que les repiten: no se puede.

Los forjadores creen siempre, fracasan continuamente y se renuevan una y otra vez.

No es que no tropiecen, no, lo que ocurre es que saben levantarse, sacudirse el polvo y empeñarse en alcanzar el horizonte. Y si el horizonte se aleja a cada paso, no importa, porque la aspiración de llegar ya ha cumplido su propósito: el horizonte, al alejarse, enseña a caminar.

Los forjadores saben ver más allá del alcance de los ojos: intuyen, arriesgan, persisten, rectifican, avanzan, construyen.

Se equivocan, claro, pero aprenden, insisten, perseveran, innovan.
Cuando ya una inteligencia y dos manos no bastan, tienen que afinar la vista para incorporar a otros. Hay que saber elegir. Y luego comunicar, motivar, guiar.

En FORJADORES, el programa que hoy empieza a transmitirse por EL FINANCIERO Bloomberg TV, las historias las cuentan los propios protagonistas.

Manuel Arroyo, forjador él también y presidente de LAUMAN y de EL FINANCIERO, impulsó la producción de este programa, cuyo fin es reconocer a quienes lo han logrado, pero, sobre todo, inspirar a los que están por comenzar o ya van en camino.

Aspiramos a que mexicanos de todas las edades y condiciones socioeconómicas se inspiren con estas historias para que fortalezcan sus sueños, su voluntad y su capacidad de llevarlos a cabo.

México necesita más y más forjadores, mujeres y hombres con visión y capacidad de gestión, hombres y mujeres dispuestos a hacer que las cosas sucedan.

Conozca usted a los forjadores de México, sus inicios, sus dificultades, sus logros, así como su lado humano a través del autorretrato que trazan con respuestas que motivan y sorprenden.

La cita es hoy y todos los jueves a las 22:30 horas, por el canal 150 de Sky y Cablevisión y 610 de Total Play, así como por el portal de EL FINANCIERO.

Iniciamos con Xavier López Ancona, fundador y presidente de Kidzania, quien nos cuenta su historia y la historia de su idea, una idea que, hoy mismo, le está dando la vuelta al mundo.

Comenzamos.