Opinión

Ford abandonaría autos subcompactos si sale de México 

 
1
 

 

Ford

La fustigación a la que ha sido sujeta The Ford Motor Co. por parte del candidato republicano Donald Trump ha originado el inicio de una batalla frontal entre una corporación empresarial y un candidato a la presidencia como prácticamente no habíamos atestiguado en generaciones. Trump ha hecho numerosas menciones relativas a las plantas que Ford construye en México, argumentando que son los empleos de esas plantas los que se pierden en Estados Unidos.

Esta semana, con el resultado del debate presidencial contra el republicano, y por sus numerosas menciones respecto de México, la empresa inició una especie de defensoría mediática que quizá llega tarde, pero que ojalá sirva para equilibrar el argumento. Es verdaderamente injusto lo que Trump ha hecho con esa gran corporación.

El martes Ford respondió las inquietudes del público argumentando que no se están perdiendo empleos en Estados Unidos. En un gráfico liberado anteayer, Ford dijo: “En los últimos 5 años Ford ha creado cerca de 28 mil empleos en EEUU e invertido Dlls. $12 mil millones en plantas estadounidenses”. También aseguró que mantendrá empleos en Estados Unidos porque está proyectado que se fabricarán dos nuevos modelos de autos en 2018 en la planta del Condado de Wayne, en Michigan.

Lo que no se ha dicho todavía con total vehemencia es que los modelos que fabrica Ford en México son generalmente compactos y subcompactos, y que eso es una práctica común en toda la industria, con empresas como General Motors, VW y varias más focalizando su producción mexicana en autos pequeños. ¿La razón? Esa es la única forma de ser competitivo en costos para estas empresas, porque la mano de obra mexicana, si bien se ha especializado y encarecido, todavía es más barata que la estadounidense. De tal suerte, y dado que la producción masiva de autos pequeños implica mucha mano de obra, resulta que todavía es muy significativa la diferencia en costos cuando se suman todos los autos producidos.

En otras palabras: el anuncio de Ford el 14 de septiembre pasado en el sentido de que moverá toda la producción de autos compactos a México resulta así porque esa es la única manera de ser competitivo en este segmento de vehículos. No fue un capricho. Es estrategia. De hecho, si Ford no pudiera capturar una ventaja de costo como se la brinda México, simplemente tendría que abandonar la producción de ese tipo de vehículos por completo.

Conforme las próximas encuestas reflejen que se abre una brecha en favor de Hillary Clinton, es probable que Trump insista con sus argumentos ofensivos —ya lo hizo con Alicia Machado, la volvió a calificar como “gorda”—. Pero ahora todo indica que Ford optará por una comunicación proactiva. Sí.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
El 51 de México en el WEF refleja empresarios mediocres
Uber, más grande que Walmart en 2017
¡Albricias!, privatizarán más aeropuertos