Opinión

Fondo para transporte amigable con el medio ambiente

1
   

     

Debido a los altos índices de contaminación atmosférica la comisión ambiental de la megalópolis decidió continuar la fase de precontingencia al menos hasta el sábado. (Cuartoscuro)

La bancada del Partido Verde Ecologista de México, en voz de la diputada Sofía González Torres, sometió al Pleno la iniciativa de Ley General de Transporte Sustentable Urbano y Suburbano. En ella se propone la integración de un Fondo Nacional operado por BANOBRAS, que otorgará apoyos económicos a los proyectos de transporte que sean más amigables con el medio ambiente.

Se establece un mecanismo de coordinación y cooperación entre los tres niveles de gobierno, a fin de lograr la armonización de las normatividades locales, en beneficio de sistemas de transporte eficientes, que fortalezcan la movilidad como un derecho de todos y eleven la calidad de vida de la población.

Al respecto, los municipios que obtengan recursos del Fondo tendrán que adherirse a las regulaciones que proponga la Federación, con base en esta Ley.

Las regulaciones buscarán: modernizar el transporte público, masivo y no masivo; promover la adopción de vehículos con mayor eficiencia energética; dotar a las ciudades de una infraestructura adecuada para la circulación de unidades eléctricas, y reconocer y proteger a los usuarios vulnerables de la vía pública: los ciclistas y motociclistas, es decir a los ciudadanos que se trasladan con medios menos contaminantes.

En cuanto a su composición, el Fondo Nacional recibirá los recursos que resulten de reorientar cinco centavos por cada litro de gasolina de la recaudación por IEPS.

Asimismo, podrá complementarse con otros recursos públicos o privados, no recuperables, para el fortalecimiento de proyectos sustentables.

Esta iniciativa no propone crear o elevar los impuestos.
Lo que se busca es mejorar la calidad de vida urbana con proyectos que mejoren la infraestructura, disminuyan los tiempos de traslado y permitan la fluidez del tráfico cuidando la salud de los habitantes, con transporte que genere menos emisiones contaminantes.

Los costos derivados de un transporte ineficiente y contaminante son muy elevados. Miles de millones de pesos se pierden anualmente por las mermas a la productividad de las personas, así como las hospitalizaciones, muertes prematuras y consultas médicas, vinculadas a problemas de calidad del aire en las zonas urbanas.

Esta iniciativa de Ley es compatible con los objetivos nacionales de eficiencia energética, descarbonización de la economía, combate al cambio climático y lo más importante, compatible con la salud y movilidad de todos los mexicanos.

En contraparte a esta iniciativa que presentó el Partido Verde, está la visión que tienen los legisladores de las distintas fracciones partidistas representadas en San Lázaro sobre el tema de la contaminación en el Valle de México, donde se coincide en varios aspectos, sin embargo, al escudriñar en sus propuestas para solucionarla, algunas son muy onerosas o son medidas que requieren un largo plazo para su instrumentación.

Todos sabemos que una solución real y que ya se aplica en la mayoría de las ciudades más importantes del mundo es precisamente el Metro. La expansión y mantenimiento de la red subterránea es una necesidad imperiosa e impostergable.

Ya no hay pretexto que valga. Si los gobiernos perredistas de Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador no construyeron ni un centímetro al Metro y Marcelo Ebrard llevó a cabo con su Línea Dorada, el fraude más escandaloso que se tenga memoria en este tipo de proyectos, ahora es impostergable que se canalice el presupuesto requerido para su crecimiento. Que de hecho ya se está haciendo en esta administración.

Sin embargo, a esta acción se deben acompañar por otras que incidan de inmediato en bajar los niveles de polución que prevalecen en la megalópolis.

Las implementadas por la Comisión Ambiental de la Megalópolis, son insulsas, faltas de creatividad e inútiles para ya no digamos abatir, sino siquiera mitigar los índices de contaminantes.

Me parece razonable la propuesta del Partido Verde Ecologista de México al sugerir, además de la iniciativa ya comentada, realizar en el corto plazo el rediseño de calles y avenidas para eliminar topes innecesarios, la evaluación de límites de velocidad y eliminación de cuellos de botella que provocan el aumento de emisión de gases contaminantes; la modernización de las normas que regulan los basureros, para convertirlos en productores de gases de energía verde, y crear las condiciones necesarias para que se utilice gas natural, en lugar de gas LP, en apoyo de la economía de los mexicanos y del medio ambiente.

Asimismo, en el mediano y largo plazo, impulsar la construcción de presas de gaviones para recargar los mantos acuíferos.

La renovación del transporte público considerando el uso de motores eléctricos o diesel, así como la expansión, como ya lo mencionamos, de las líneas del sistema colectivo Metro y de trenes rápidos.