Opinión

Fisco reduce pan en la mesa

Esto estaría sucediendo en México a decir de los resultados del estudio realizado entre Grupo GEA, Grupo de Economistas Asociados y Grupo ISA, Investigaciones Sociales Aplicadas, entre los que se señala que en junio de este año 61 por ciento de sus encuestados decidió recortar gastos para afrontar la nueva carga impositiva que trajo la reforma fiscal.

De quienes afirmaron reducir gastos, 32 por ciento los ha aplicado ya en alimentos, 42 por ciento redujo o piensa reducir en consumo de ropa y calzado, 41 por ciento dio respuesta en educación, 42 por ciento en entretenimiento, y dejará de comprar aparatos electrodomésticos 43 por ciento.

Un estudio de 76 hojas, que da parte de las respuestas a un cuestionario amplio en mil hogares con un índice de confianza de 95 por ciento, marca que 19 por ciento de los encuestados dijo sentir imposible poder pagar los impuestos con el actual nivel de exigencia.

El 11 por ciento de los hogares encuestados determinó que tendrá que obtener mayores ingresos para cubrir las obligaciones fiscales y 61 por ciento, como apuntamos antes, reducir gastos.

Otro de los renglones significativos entre las respuestas es la percepción que tuvo la muestra respecto a la corrupción existente en México.
El 34 por ciento tiene la percepción de que la corrupción es mayor en el país respecto a la prevaleciente seis años atrás, contra 12 por ciento que siente que es menor y 50 por ciento que la estima similar a la que existía o se percibió hace seis años.

El 42 por ciento se dice afectado por la corrupción y 53 por ciento afirmó no haber sido afectada.

De las reformas estructurales la más aplaudida es la educativa (46 por ciento) y a la que menos se le concede fue a la hacendaria (17 por ciento). En esos porcentajes estiman que traerán beneficios al país y a sus familias.

No obstante, la que tiene peor percepción es la reforma energética, para la que 36 por ciento de las respuestas resultaron negativas en cuanto a los beneficios que podrá acarrear a las familias mexicanas.

El estudio señala que sólo dos de cada 10 personas que contestaron la encuesta avalan la “reforma” hacendaria.

Si bien es cierto que la encuesta -que trae mucho contenido en la parte política de la percepción de la ciudadanía ante los resultados que ofrecen los partidos políticos e incluso ante la labor de legisladores- no refiere asuntos específicamente de empresas,  y menos de micro y pequeñas, se infiere que las Pymes estarían hoy atendiendo sus nuevas cargas fiscales reduciendo otros consumos que se estimen no prioritarios.

Es evidente que esta “reforma estructural” ha dado los resultados que el gobierno federal buscaba de ella en cuanto a incremento de la recaudación, pero ha tenido efectos nocivos entre los contribuyentes. El estudio se realiza cuatro veces por año.

De tín, marín

Pues Enrique Jacob Rocha estaría a pocas horas de dar un paso importante en un sueño viejo de la política pública hacia las Pymes y que adoptara con tanto entusiasmo Heriberto Félix Guerra cuando fue Subsecretario para la Pequeña y Mediana Empresa: la creación de la figura del Ombudsman Pyme.

En muy pocos días el Inadem dará a conocer el nombre de la persona que ocupará esta importante labor de defensa de las Pymes ante las acciones de gobiernos (estatales, municipales y federal).

Universo Pyme le puede afirmar que será una mujer la encargada de este despacho, depositaria de la confianza del presidente de México y de cercanía familiar con un miembro del gabinete en su primera línea de responsabilidad. Mujer que por cierto ocupa hoy una posición de dirección general en el Inadem.

Correo: dirección@universopyme.com.m