Opinión

Fiscalización y gasto público

 
1
 

 

ME Peso, pendientes

Con la presentación que ayer hizo el Auditor Superior de la Federación del Informe de Resultados de la Cuenta Pública 2015, queda evidente que aún existen muchas irregularidades en el ejercicio del gasto público en todo el país, esto es tanto en el orden federal como en el estatal y municipal. Habló de irregularidades en 2015 por 165 mil millones de pesos, de los cuales 100 mil millones obedecen a dependencias federales y a los órganos autónomos, y 65 mil millones a las entidades federativas. En este caso se trata del ejercicio del gasto federalizado que agrupa las transferencias condicionadas del Ramo 33, contempladas en el capítulo V de la Ley de Coordinación Fiscal, así como subsidios y convenios. Es importante recuperar el estudio que en 2012 realizó la ASF sobre Recurrencia de las observaciones en gasto federalizado 2000-2010, en el cual evidencia cómo el incumplimiento de las normas para el ejercicio del gasto se concentra en algunos fondos y en algunas entidades.

En relación al monto observado, 165 mil 194 millones de pesos, representa 8.8 por ciento del monto ejercido, llama la atención el subejercicio de 33 mil 449 millones de pesos, y de observaciones con impacto económico con posible daño al erario por 31 mil 745 millones de pesos.

En cuanto al impacto económico, destacan Veracruz con 15 por ciento de las transferencias recibidas, de los cuales siete mil 75 millones son de impacto económico; Michoacán 16 por ciento y cuatro mil 474 con impacto económico.

Asimismo, aparecen Estado de México, Jalisco, Chiapas y Guerrero, entre otros.

Los resultados presentados son producto de mil 643 auditorías, de las cuales las del gasto federalizado son cerca de 70 por ciento del total de las realizadas en 2015. Eso es importante porque con las nuevas atribuciones de la ASF se tendrán que revisar también los recursos del Ramo 28, esto es, las participaciones, por lo que se tendrá que reforzar la capacidad fiscalizadora de la institución; lo que se está haciendo.

Destacan las observaciones realizadas a los ocho fondos de aportaciones, así como a los subsidios.

En cuanto a los fondos y programas con mayor valor en el indicador 'Monto Observado contra Muestra Auditada', destaca el Programa para el Fortalecimiento de la Calidad en Instituciones Educativas con 74.7 por ciento, los Proyectos de Desarrollo Regional con 72.8 por ciento, Prospera 71.2 por ciento, etcétera. Por otra parte, en el caso de aportaciones, el FAM con 41 por ciento, el FASP 40.4 por ciento, FISE 37.8 por ciento, FAFEF 23.5 por ciento. Por otra parte, en el Seguro Popular se sigue observado 27 por ciento.

Esto significa que es necesario revisar de manera integral la legislación del gasto transferido. Por un lado las participaciones tienen otra naturaleza, ya que son recursos no condicionados, cuya distribución la determinan los congresos locales, pero las transferencias de gasto federalizado condicionado han generado, desde su normativa, problemas para el ejercicio que se refleja en las observaciones que se han presentado.

Por ello sería oportuno trabajar de manera consensada, con un enfoque federalista, en la integración de una sola ley, que podemos llamar Ley de Coordinación Ingreso Gasto, o de Coordinación Hacendaria, así como revisar las reglas de operación de todos los fondos federalizados, con las dependencias federales responsables de su administración y el trabajo que se pueda realizar por parte de los funcionarios fiscales del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal.

Mucho va a ayudar que ya la ASF podrá auditar, por ejemplo, la aplicación de las fórmulas de distribución de los recursos del gobierno federal a los estados y de los estados a los municipios.

Se trata de fortalecer la transparencia, que los estados se apliquen para un ejercicio eficiente de los recursos federalizados, aprovechen el tiempo para aclarar y/o reintegren los recursos con oportunidad.

También te puede interesar:
Nueva oportunidad para la Conago
Fiscalizar el pago de participaciones a municipios
Agotado el pacto fiscal, a cambiarlo