Opinión

FIFA: Manual de Carreño remasterizado

Los directivos de la FIFA se pusieron el saco, pero no les queda.

Y no, no hay ninguna garantía de que los seguidores de la Selección Mexicana se abstengan de armar el grito de moda que ha escandalizado a las buenas conciencias de la FIFA.

Entre otras aportaciones de México al futbol está la ola que hoy la globalizaron en los estadios del mundo; nos faltó promover un poco más a la chiquitibum, cierto, pero de las canchas locales está el cántico de “Cómo no te voy a querer…” y ahora, surgido de las graderías del estadio de las Chivas un nuevo grito que tiene como propósito intimidar al portero, nada más.

Todo lo demás es poesía, como diría un ilustre chiapaneco. Sancionar la expresión espontánea de la gente en una justa deportiva es tan irracional como querer pedirle a quienes asisten a la lucha libre, lean y apliquen el Manual de Carreño remasterizado para recibir a la Parca o a Mascarita Sagrada.

Por cierto, que el presidente Enrique Peña Nieto tiene previsto ver el encuentro México contra Croacia con los reporteros que cubren sus actividades en el hangar presidencial al terminar la gira que realizará por Zacatecas.

Los reporteros estarán pendientes de que en la euforia del partido no se les escape un grito como los censurados por la FIFA. Lo cual estaría justificado, pues estará en juego el pase a la siguiente fase del Mundial.

Amarga medicina

No hay que perder de vista que las marchas que a nivel nacional realizaron el fin de semana médicos de diferentes entidades del país, se convirtieron en un movimiento conocido como #YoSoyMédico17 que puso el foco en la realidad que enfrentan la mayoría de los médicos que son susceptibles de ser acusados de negligencia sin el rigor de una investigación. El tema es muy sensible y ha crecido tanto que las autoridades del IMSS ya ofrecieron apoyo legal a los médicos.

El caso de Jalisco, en el que una orden judicial contra 16 médicos ha desatado todo este movimiento, es en el que la racionalidad debe prevalecer.