Opinión

Fibras mantienen dinamismo

10 febrero 2014 5:17 Última actualización 21 agosto 2013 5:48

Claudia Olguín
 
 

Tras la compra del 16 de julio a México Retail Properties (MRP), Fibra Uno consolidó una nueva adquisición. Esta vez, y como ya lo habíamos comentado, su compra se dirige al sector industrial en la que pretende agregar 34 propiedades a su portafolio que le permitirán generar ingresos operativos netos de 29.8 millones de dólares.
 
 

Los 520 mil metros cuadrados que se estima tienen una tasa de capitalización de 8 por ciento, pertenecían a Finsa, en sociedad con American International Group (AIG) y Walton Street Capital, representaron una inversión de 372 millones de dólares.
 
 

Hasta la compra de MRP por 23 mil 200 millones de pesos, la firma agrupaba activos por 4 millones de metros cuadrados e incrementa a 50 por ciento el segmento de retail en su portafolio, dejando en 35 por ciento el industrial y 15 por ciento de oficinas.
 
 

Según la previsión del equipo que dirige Gonzalo Robina, vendría en puerta una nueva compra en el sector industrial, hecho que modificará la composición de su portafolio.
 
 

Como en otros procesos, esta transacción industrial está sujeta a la aprobación de las autoridades de competencia económica. Pero como parte del acuerdo, se logró que Finsa permanezca como el administrador de los activos adquiridos.
 
 

Ésta es sin duda una estrategia que se volverá común en la industria del mercado de capitales, pero también un reto mayúsculo para la fortaleza de los nuevos vehículos financieros. La administración de propiedades es un reto para la salud financiera de los portafolios, mantener la calidad de inquilinos y niveles de ocupación.
 
 

Otro no menor, son los precios a los que se están cerrando las compras de activos. Hay quien en la industria empieza a dudar que la compresión de los cap rate pueda ajustarse más aún, con el consecuente efecto en el valor de los títulos colocados en las diferentes emisiones.
 
 

Sin embargo, en la industria existe una presión importante en los fideicomisos por resolver el excesivo flujo de efectivo en el balance financiero. Todo será cuestión de equilibrio para mantener un mercado sano.

Piden proyectos

En el negocio de la infraestructura hay quienes mantienen optimismo por la recuperación que depara el anuncio del gobierno federal de inversiones por 4 billones de pesos para proyectos de infraestructura durante este sexenio. La derrama económica podría estimular a un mercado que desde ahora genera una derrama económica de 36 mil millones de pesos anuales.
 
 

Las empresas integradas a la Asociación Mexicana de Concreteros Independientes (AMCI) que preside Fernando Luna estiman que los proyectos de infraestructura podrían reactivarse si se aplican las medidas que planea el gobierno federal en materia de obra pública.
 
 

En los próximos días la AMCI hará un llamado para que las autoridades pongan su granito de arena con el fin de que la industria de la construcción se reactive, con proyectos que podrían salir de la SCT de Gerardo Ruiz Esparza o hasta de la Sedesol bajo el mando de Rosario Robles.
 
 

Con estas acciones la asociación estima un crecimiento de la infraestructura de sus socios de 4 por ciento anual, con una inversión de 400 millones de dólares durante los próximos 6 años, lo que fortalecería la economía y la generación de fuentes de empleo.
 
 
colguin70@gmail.com