Transparencia y honestidad, deber de todo candidato
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Transparencia y honestidad, deber de todo candidato

COMPARTIR

···

Transparencia y honestidad, deber de todo candidato

16/04/2018
Actualización 16/04/2018 - 10:52

La corrupción prevalece en la agenda mediática como un reflejo de las preocupaciones ciudadanas, no sólo en nuestro país sino en todo el mundo, y se considera como una de las mayores amenazas para los gobiernos: merma la credibilidad y confiabilidad de las instituciones, de los servidores públicos y las personas que desarrollan actividades partidistas.

Para combatir la corrupción, juegan un papel muy importante los mecanismos que brindan información clara sobre los servidores públicos y su patrimonio, algo que cobra relevancia en estos días en que los candidatos a diferentes cargos de elección popular luchan por conseguir el apoyo de los ciudadanos.

La declaración 3de3 es un valioso ejemplo de transparencia que surge de las organizaciones civiles para combatir la corrupción. En el proceso electoral, se vuelve una herramienta fundamental para restaurar la confianza de los ciudadanos en las instituciones.

Hace unos días, José Antonio Meade, candidato presidencial, dio a conocer su 3de3 y le añadió cuatro nuevos elementos que, a mi entender, contribuyen a conocer de manera fehaciente el patrimonio del candidato, pues permiten comprobar que en efecto hay congruencia entre la declaración patrimonial y la realidad patrimonial.

Deseo compartir con ustedes los elementos adicionales que aparecen en la declaración 7de7 de Meade para que analicemos su relevancia:

Primero.- El dictamen de un contador público respecto a la consistencia entre la declaración patrimonial y la declaración fiscal, así como de la evolución del patrimonio conforme a la historia de ingresos del candidato.

Segundo.- Que lo que se detalló en la declaración patrimonial coincida con los registros públicos de la propiedad en todo el país, tanto en el caso del candidato como en el de su cónyuge.

Tercero.- Que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) valide que no hay una sola manifestación de riqueza que no esté revelada en la declaración patrimonial.

Cuarto.- Que todos los documentos y declaraciones se validen como ciertos por un notario o fedatario público.

Considero que los cuatro elementos aportados por el Dr. Meade robustecen el ejercicio de transparencia que estamos exigiendo, porque con ellos se comprueba que lo que se declara patrimonialmente tiene congruencia con las actividades que públicamente y/o de manera privada ha llevado cada candidato. Se vuelve aún más relevante al reunir, al mismo tiempo, la participación de las instituciones gubernamentales y de la ciudadanía, representada por los contadores y notarios públicos.

Si lo pensamos en un contexto en el que los candidatos aseguran que combatirán la corrupción y se colocan a sí mismos como ejemplo de honestidad, la 7de7 es una herramienta que los acerca mucho más a una rendición de cuentas total. El candidato que tiene un patrimonio que no coincide con su historial profesional y su trayectoria personal no merece ser premiado con nuestro voto.

Más allá de las promesas inalcanzables que abundan en estos días, los ciudadanos buscamos propuestas que nos beneficien directamente y que puedan abonar a la reducción de la corrupción y a incrementar la confianza en nuestros representantes políticos. La 7de7 nos ayuda en esos puntos.

Los ciudadanos debemos analizar y promover aquellas acciones que abonen a la democracia y a la transparencia. Nos toca exigirles a nuestros candidatos que demuestren su honestidad, y la 7de7 es un excelente vehículo para ello. Con un debate puntual sobre los candidatos y aquellas acciones que fomentan la rendición de cuentas, conoceremos mejor a quienes se postulan para gobernar nuestra nación y estaremos mejor preparados para ejercer nuestro voto.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.