Ciudadanos activos para un gobierno austero y congruente
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ciudadanos activos para un gobierno austero y congruente

COMPARTIR

···

Ciudadanos activos para un gobierno austero y congruente

08/10/2018

Fue una semana muy compleja para el partido de Morena frente a la opinión pública a raíz de la boda de César Yáñez, que levantó una serie de preguntas relevantes en torno al próximo gobierno federal: ¿un líder que pregona la austeridad puede ser parte de un festejo oneroso como los muchos que criticó por décadas? ¿Puede, un futuro funcionario de ese “gobierno austero”, celebrar una boda colmada de lo que muchos de sus copartidarios antes señalaron como excesos? ¿Cuál es el papel de la ciudadanía frente a un hecho como ese? ¿Debemos ser comparsa, jueces o verdugos?

Por supuesto, las redes sociales se volcaron, por un lado, a juzgar a Yáñez, cercano colaborador del Presidente Electo, por el dispendio exhibido durante su celebración, algo que inevitablemente resalta en un país de pobres, y por la incongruencia del discurso político frente a sus acciones personales. Por el otro lado, la defensa argumentó que aún no es funcionario y aún no inicia el próximo gobierno, por lo que sus acciones no son “graves”.

No planeo enjuiciar al recién casado, ni encender la hoguera para una cacería de brujas. Sí considero importante plantear qué podemos hacer como ciudadanía para enfrentar, de manera objetiva y constructiva, escenarios como los que se han presentado en las últimas semanas en torno al nuevo partido en el poder, y que retomaré a continuación.

Regresando a la boda de Yáñez, hay algo importante que debemos poner sobre la mesa: efectivamente, el señor es un ciudadano, que aún no ocupa un cargo público. Todavía no existen pruebas de que usó recursos públicos, ni pruebas de que no los usó. Si bien todo debate en torno al tema es fructífero para la democracia, me parece que el único material para juzgarlo, claramente desde una perspectiva ciudadana, es que hay poca congruencia entre el discurso político y la realidad. Y ahí, sí, creo que el juicio es justo y no se pierde en sinsentidos ni fobias partidistas. Simple y sencillamente, es importante cuestionar por qué, por un lado, se habla de austeridad, y por el otro, se ostenta en la prensa rosa una boda que para millones de mexicanos es sólo un sueño.

Siguiendo el camino de la austeridad y la congruencia, resalto otra noticia reciente: en la Cámara de Diputados, con mayoría de legisladores de Morena, los 8 grupos parlamentarios se aprobaron más de 342 millones de pesos por subvenciones fijas y variables, así como 29 millones más bajo el concepto de Apoyo a Personal de Grupos Parlamentarios. Esos recursos suelen usarse para el pago de asesores, medios de comunicación, equipo electrónico, gasolina, entre otros, aunque su verdadero destino se ha mantenido hasta cierto punto opaco a lo largo de los años.

A lo anterior se suma la cantidad que se aprobaron los diputados para el fin de año, que por sólo 4 meses trabajados será de más de 200 mil pesos por legislador. El coordinador de la bancada de Morena, Mario Delgado, aseguró que, de ese monto, 74 mil pesos corresponden a dieta, 48 mil al aguinaldo, y todo lo demás “no es ingreso personal” y se tendrá que comprobar su destino.

Una vez más, se vuelve imprescindible la participación ciudadana para que lo dicho por Delgado sea efectivo. Así como medios de comunicación y ciudadanos participaron en el debate en torno a la boda de César Yáñez, en este caso será fundamental que sigamos con mucho detenimiento el actuar de los legisladores para que, en verdad, se compruebe el destino de los ingresos reportables. El próximo gobierno podrá usar a su antojo las palabras “austeridad” y “congruencia” en sus discursos, pero si no hay ciudadanos dándole seguimiento a sus promesas y a sus acciones -dentro y fuera de la arena política-, todo se quedará en palabras sin fundamentos.

Por último, se dio un episodio delicado por parte de Cipriano Charrez Pedraza, diputado federal de Morena, quien impactó su camioneta contra un taxi dentro del cual murió calcinado el ocupante. Según videos del siniestro, el legislador huyó del lugar sin intentar brindar apoyo a los afectados. El partido Morena, por conducto de Héctor Díaz Polanco, presidente de la Comisión de Honestidad y Justicia, aseguró que Charrez Pedraza respondería ante la justicia por los hechos. Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo, en su papel de líderes parlamentarios, destacaron que el fuero no debe ser un impedimento para que el citado legislador cumpla con su responsabilidad. Contrario a lo que pasó con la polémica boda y el dudoso destino de los recursos de los diputados, en esta ocasión sí hubo pronunciamientos públicos por parte de morenistas para “demostrar” su interés en conformar un gobierno honesto, con funcionarios públicos que no abusan de su poder o de sus derechos, y que enfrentan a la ley. Esperaremos el devenir de esta historia.

Tres casos distintos que tuvieron ocupados la semana anterior a los partidarios de Morena. Sólo uno de ellos con una respuesta acorde a su discurso de congruencia. Dos casos fallidos en el tema de la austeridad. Espero que la ciudadanía mantenga una posición objetiva para comentar y debatir estos y muchos temas que seguirán surgiendo en el camino. Ya sea desde la oposición o desde las filas de Morena, busquemos un Debate Puntual sobre la congruencia en las acciones de quienes han levantado muy alta la expectativa social con sus promesas. Sin la participación de los ciudadanos, no hay gobierno completamente honesto ni suficientemente capaz.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.