La república del insulto
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La república del insulto

COMPARTIR

···

La república del insulto

21/05/2018

En un viaje reciente a Estados Unidos, Andrés Manuel López Obrador afirmó que su papel es el de “construir una fraternidad más humana y espiritual”, porque de lo que se trata es de edificar “aquí en la tierra, el reino de la justicia y de la fraternidad universal”. Fiel a esos principios, López Obrador se ha referido así respecto a sus prójimos:

Ricardo Anaya (“pirruris”, “mafiosillo vulgar”, “malandro”, “hablantín, farsante e hipócrita”, “blanquito”, “ñoño”, “mentirosillo”); Ricardo Alemán (“el ponzoñoso Alemán”, “gacetillero vendido”); Carmen Aristegui (“mirona profesional”); Manlio Fabio Beltrones (“corruptazo”, “distinguido miembro de la mafia del poder”); Felipe Calderón (“mugre”, “sepulcro blanqueado”, “piltrafa moral”); José Cárdenas (“calumniador”); Salvador Cienfuegos (“politiquero”, “matraquero”); empresarios del Consejo Mexicano de Negocios (“minoría rapaz”, “no quieren dejar de robar”, “arrogantes”, “mañosos”, “deshonestos”, “ingratos”, “se han dedicado a robar y a saquear”, “camajanes”); Lorenzo Córdova (“irresponsable”, “imprudente”); Javier Corral (“reaccionario de abolengo”, “pura faramalla”, “poco gobernador para tanto pueblo”, “alcahuete”, “farsante, aprendiz de mafioso y canalla”); Diego Fernández de Cevallos (“salinista”, “zedillista”, “traficante de influencias”); El Financiero (“con su encuesta ‘cuchareada’ terminó de quitarse la máscara y se mostró como es realmente: un instrumento de Salinas y Calderón”); Vicente Fox (“majadero y muy vulgar”); gabinete del gobierno federal (“Mapachada de angora”); José Antonio González Anaya (“huachicolero mayor”); Claudio X. González, hijo (beneficiario de “la política de pillaje”, “no tiene ética, ni moral”); Claudio X. González, padre (“perverso e influyente”, “es temible”); Elba Esther Gordillo (“corrupta”, “cartucho quemado”); ITAMitas (“malos técnicos que se creen científicos, son corruptos”); Enrique Krauze (“conservador con apariencia de liberal”, “defiende al régimen corrupto y antidemocrático”, “intolerante”); Miguel Ángel Mancera (“encabeza la pandilla del PRD que reparte tinacos, dinero y amedrenta”, “traidor”); José Antonio Meade (“pirruris blanco”, “tapadera, un calumniador”, “señoritingo”, “otro pelele, otro títere”, “ternurita”); Francisco Martín Moreno (“Es un mal escritor dedicado a explotar la ignorancia y el conservadurismo de la sociedad”); Rafael Moreno Valle (“represor”); José Narro (“matraquero del PRI”, “rector convertido en mapache electoral”); Aurelio Nuño (“risa me da”); Arturo Núñez (“traidor”, “traidorzuelo”); Enrique Ochoa Reza (“rufián”); Enrique Peña Nieto (“payaso de las cachetadas”, “pequeño faraón acomplejado”, “vulgar jefe de pandilla”, “traidor a la patria”, “candil de la calle y oscuridad de la casa”, “ridículo”, “ignorante”, “frívolo”, “personaje de TV”, “sparring”, “el colmo del cinismo”, “demagogo”, “desastre nacional”, “el ladrón convertido en juez”, ridículo”); periodistas (“maiceados”, “¿de a cuánto fue el chayote?”, “zopilotes”, “prensa inmunda”, “oportunistas”, “calumniadores”, “serviles”, “capos y voceros”, hampones”); Otto Pérez Molina (“aprendiz de carterista”); Carlos Salinas de Gortari (“el jefe de jefes”, “jefe de la mafia del poder”); Jesús Silva-Herzog Márquez (“secuaz de la mafia en el poder y articulista conservador con apariencia de liberal”, “intolerante”); Carlos Slim (“contratista”, “le pidieron que saliera a dar esa conferencia”, “lo están usando”, “es parte del bandidaje oficial”); sociedad civil (“Le tengo mucha desconfianza a todo lo que llaman sociedad civil o iniciativas independientes”); Suprema Corte de Justicia de la Nación (“pura farsa”); magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (“achichincles”, “no inspiran confianza”, “corruptos y malandrines”, “son unos bandidos”, “están muy subordinados a la mafia del poder”, “están ahí para legitimar fraudes”, “el PRIAN-TRIFE”, “integrantes de la mafia del poder, voceros, rasgándose las vestiduras”); Antonio Tizapa, padre de uno de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa (“¡provocador!”); Isabel Turrent (“intelectual del conservadurismo”); El Universal (“un pasquín del régimen”, “ocultaron los muertos del 68 y siguen de gacetilleros del régimen”); Mario Vargas Llosa (“buen escritor, pero mal político”); Luis Videgaray (“señoritingo”, “títere de la mafia del poder”, “pillo”); Josefina Vázquez Mota (“Josefina me recordó aquello del que grita ¡al ladrón, al ladrón!”); Vázquez Raña padre e hijo (“encarnan la corrupción, me atacan en su inmundo pasquín”, “achichincles”); Miguel Ángel Yunes (“siniestro”, “una fichita y representante de Salinas”, “farsante, corrupto y cínico”, “monarca de moronga azul”, “no tiene nivel para debatir conmigo”); Juan Zepeda (“anda billeteando”).

Si ahora que está en campaña, fundando la República Amorosa, agrede, insulta, calumnia, veja y ejerce su propia guerra sucia, podemos imaginar lo que sería de llegar a ser presidente de México.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.