Opinión

Fed, ¿qué tan gradual es lo gradual?

 
1
 

 

Fed

El primer incremento de la tasa de la Fed vino y se fue. Los mercados reaccionaron moderadamente, sugiriendo que el evento ya había sido internalizado casi en su totalidad. ¿Y ahora qué? De entrada subsiste una diferencia importante entre lo que supone el consenso de la encuesta entre los miembros de la Fed y los mercados respecto al nivel de gradualidad que tendrá el proceso de normalización de la tasa.

Tengo al menos cuatro motivos para pensar que los miembros de la Fed terminarán migrando hacia la expectativa de mercado.

En específico, el consenso de la encuesta Fed anticipa cuatro incrementos de 25 puntos base (pb) durante 2016, mientras que el mercado de futuros de la tasa Fed pronostica solamente dos de 25 pb.

Primero, la evolución del proceso de recuperación de la economía estadounidense y sus precios no parecen lo suficientemente avanzados como para pensar en un ciclo de alzas medianamente agresivo, no se diga uno tradicional con movimientos consecutivos.

Segundo. Hacia adelante, la perspectiva de una mayor divergencia monetaria entre EU y Europa/Japón (motivada por el posible reforzamiento de esfuerzos cuantitativos por parte de estos dos Bancos Centrales) podría implicar mayor espacio de fortalecimiento del dólar, lo que se traduciría en un mayor lastre para la actividad industrial estadounidense.

Tercero, las condiciones de amplia oferta de petróleo a nivel global, la inclusión de la oferta adicional iraní y un menor espacio de almacenamiento podría implicar excepcionalmente bajos precios del crudo durante 2016, lo que continuaría añadiendo vientos en contra sobre la actividad industrial relacionada con la producción de energía en EU.

Cuarto. Los riesgos recesivos asociados a la actividad económica China y su potencial para influir en las perspectivas del mundo emergente siguen vigentes. Creo que la Fed no es indiferente al riesgo de que tal desaceleración consiga trasminarse a la economía de EU.

Todos los factores arriba mencionados, y la incertidumbre que los rodea, podrían ser suficientes para llamar a la cautela por parte de la Fed en cuanto al ritmo que debería seguir su proceso de normalización en el mediano plazo.

Claro, es importante reconocer que dadas las actuales condiciones monetarias en EU (laxas), los primeros incrementos en la tasa no se traducirían necesariamente en obstáculos para el crecimiento.

Por todo lo anterior, supongo que el patrón de ajuste en la tasa Fed será excepcionalmente gradual y que serán los “dots” del consenso de la encuesta de la Fed los que terminarán migrando hacia la expectativa de mercado.

Termino con una reflexión. Habría que considerar que las expectativas de mercado sobre la tasa de la Fed pudieran también incluir una significativa prima de riesgo asociada con un escenario de muy bajo crecimiento y baja inflación, cuya eliminación podría dejar a tales expectativas no tan separadas de lo que esperan los miembros de la Fed.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Fed y Banxico, aquí vamos de nuevo
Aquí viene la normalización ¿Y eso qué es?
Matices en la fuerte desaceleración de inversión en cartera