Opinión

Faltan casas en
el Valle de México



“El problema con los árbitros es que conocen las reglas, pero no conocen el juego”.
William Shankly

A pesar que se han triplicado los montos de los créditos que pueden otorgar tanto el Infonavit como del Fovissste, si habita en el Valle de México tendrá serias dificultades para encontrar una casa nueva para ejercer esas hipotecas.

La explicación radica en que ni para el gobierno de Miguel Ángel Mancera Espinosa en el Distrito Federal como para Eruviel Ávila Villegas en el Estado de México la construcción de casas ha sido prioridad.

Vamos por partes: en el caso del capital del país existe un boom de construcción de oficinas, no así en el caso de la vivienda.

Existe un freno para el otorgamiento de permisos prácticamente en todas las delegaciones, básicamente por el retraso en la definición de la Norma 30-32 que duerme el sueño de los justos en el Asamblea, y que se supone definirá nuevas reglas para los desarrolladores.

Es extraño el retraso, porque el PRD tiene mayoría en la cámara local, y porque dicha norma se ha concebido como una vía para mejorar la infraestructura de agua potable, drenaje y alumbrado en el Distrito Federal a partir de un fideicomiso que crecerá por cada nuevo departamento que se construya, y que va en línea con un crecimiento vertical de la capital.

Por lo que toca al Estado de México no se ha avanzado nada en el tema del transporte, lo que hace difícil que los desarrollos cumplan con las reglas que marca la Sedatu de Jorge Carlos Ramirez Marín que ha empujado un reordenamiento urbano que ya hacía falta en el país.

Tal combinación ha llevado que de acuerdo con cifras de la Canadevi del Valle de México que preside Isaac Memun Elias en dicha demarcación este año apenas se construirán 12 mil casas cuando en el pasado se construían 40 mil, y lo peor de todo al haber la ausencia de nuevas edificaciones los precios de las casas nuevas se han encarecido más de 10% en el último año, pero también está elevando el precio de la vivienda usada.

LA RUTA DEL DINERO

Como recordará en octubre pasado el gobierno federal lanzó su Estrategia Nacional para la Prevención y el Control de Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, la cual contempla restricciones adicionales para la publicidad de alimentos y bebidas enfocada al público infantil, buscando prevenir, desde la niñez, la incidencia de esos males entre los mexicanos. La OCDE ha señalado que México ocupa el octavo lugar en obesidad infantil en niños y el cuarto en niñas, con una prevalencia de 28 y 29 por ciento respectivamente. El caso es que en el marco de esa política, la Secretaría de Salud de Mercedes Juan modificó el Reglamento de la Ley General de Salud en materia de Publicidad y otorgó nuevas facultades a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) de Mikel Arriola para regular la publicidad en televisión abierta, televisión restringida y salas de exhibición cinematográfica de alimentos y bebidas no alcohólicas. La nota es que esta semana Arriola convocó en sus oficinas a una reunión a docenas de representantes de empresas y sectores que han resultado impactados por estas nuevas limitaciones. Resulta que los lineamientos comenzaron a pegar en las ventas de las industrias de dulces, refrescos, chocolates y botanas, así como en las de la industria de la publicidad. La sesión se prolongó por la gran cantidad de preguntas de los convocados, y la buena notica es que el mandamás de COFEPRIS mantendrá el dialogo con todos involucrados para definir los alcances de la ley. Y es que hay programas de televisión que al no ser específicamente producidos o transmitidos para niños, pueden recibir la publicidad que se busca restringir sólo para el público infantil.

En una medida que definitivamente dará mucha certidumbre a los prestadores de servicios, le comento que la Secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, y la Procuradora Federal del Consumidor, Lorena Martínez, firmaron ayer un Convenio de Colaboración en el Marco del Sistema Nacional de Protección al Consumidor. La idea de ambas entidades es generar prácticas que fomenten una cultura de consumo responsable que beneficie a los consumidores y de paso eleve la calidad de los productos y servicios turísticos que se ofrecen en el país. Esto con el propósito de asegurar una efectiva promoción, respeto y defensa de los derechos de los consumidores de servicios turísticos, lo que será de gran valía en especial en las llamadas temporadas altas.

El Consejo Mexicano de Normalización (COMENOR) que preside Roberto Alegría, junto con la Concamin de Francisco Funtanet y por primera vez con el apoyo directo de Economía de Ildefonso Guajardo, tienen todo listo para dar el banderazo de salida al Foro Nacional de Normalización y Evaluación de la Conformidad que se llevará a cabo la próxima semana y en esta ocasión abordará el tema de la normalización como aliado estratégico para globalizar. Con este foro se buscará que una vez que todas las reformas estén aprobadas con sus leyes secundarias, contengan sus reglamentos de la manera más adecuada, además de políticas públicas para darle un sentido social, lo cual, a su vez dará certidumbre a las inversiones nacionales, lo que permitirá tener una balanza superavitaria con la mayoría de los países con los que tenemos comercio, tema nodal si consideramos que el año pasado México superó los 761 mil millones de dólares, esto a raíz de registrar exportaciones por 380 mil millones de dólares e importaciones por 381 mil millones de dólares.

Desafortunadamente el potencial energético del país no se ha aprovechado al máximo, y no es exclusiva la referencia a las empresas generadoras de energía como CFE y PEMEX. Hay muchas otras fuentes, que pudiendo desarrollarse por el sector privado que no se han impulsado por falta de inversión, de capacidad o peor aún de voluntad.

Un caso de éxito en esta materia es el que, desde hace varios años, Granja Carroll de México que comanda Víctor Ochoa quien ha logrado mediante la incorporación de tecnología para la generación de energía eléctrica a partir de biogás. La empresa, líder nacional en producción de cerdo, opera en los estados de Puebla y Veracruz. Sus granjas se encuentran equipadas con biodigestores que captan el gas metano producido por los desechos de los cerdos con una doble finalidad, cuidar el medio ambiente a la vez que generan energía eléctrica. Desde el 2007 Granjas Carroll de México es de las pocas empresas mexicanas que han incorporado proyectos al protocolo de Kyoto de Naciones Unidas para reducir los gases efecto invernadero además de estar certificadas como industria limpia.


Correo: rogeliovarela@hotmail.com