Opinión

Falta la reforma judicial: OCDE en el WEF

1
 

 

Juzgado

RIVIERA MAYA.– Insiste, y qué bueno que lo haga, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en el gran pendiente de México: la reforma al sistema judicial, para que cada inversionista tenga certeza de que sus contratos se honran. Eso me dijo Gabriela Ramos, quien funge como la segunda al mando de José Ángel Gurría –quien por cierto va en caballo de hacienda para reelegirse como secretario general de ese organismo internacional–. Gabriela apunta, además, que la desigualdad y los problemas de distribución del ingreso son el gran pendiente en este momento para la salud financiera del planeta. Cierto.

Minutos más tarde, luego de hablar ayer con Gaby, quise validar su apreciación respecto del Poder Judicial. No tuve que hurgar mucho. En menos de una hora un altísimo funcionario del gobierno, off the record, me lo confirmó antes de entrar a una sesión privada en este Foro Económico Mundial para América Latina: “es que, ¿qué se puede hacer con ellos, Carlos?”, me dijo, refiriéndose a los jueces, a los magistrados, a los ministros. “Además, no se les puede decir nada”, porque, en pocas palabras, el Poder Judicial hace lo que quiere. Luego me refirió ejemplos: el concurso mercantil de tal viviendera; la lana repartida a los jueces en tal o cual ejemplo…

Pero no todo es agrio para México en el marco de este foro. De hecho, en muchas ocasiones parece que los mexicanos somos nuestros peores enemigos. Esto me quedó claro cuando hablé con Ignacio Sánchez Galán, presidente global de Iberdrola, quien me repitió lo que se escucha por doquier: que él, como extranjero, ve mejor a México de como lo vemos nosotros mismos. Galán, impetuoso, refrendó su compromiso para que su empresa cierre el sexenio de Enrique Peña Nieto desplegando inversiones hasta por cinco mil millones de dólares, lo que se anunció el año pasado.

Le pregunté a Ignacio si rebasará a la Comisión Federal de Electricidad (lo hice porque su generación eléctrica es infinitamente más productiva que la nuestra). Afable, prefirió dar un espaldarazo a Enrique Ochoa, afirmando que le respeta, que hay espacio para todos y que Iberdrola funge como colaboradora del sistema desde el nivel en el que opera. Es un toma y daca con el gobierno, dijo, porque es su cliente y proveedor.

En esta edición del Foro Económico Mundial para América Latina se respira una prisa que parecen compartir la mayoría de los asistentes. Da la impresión de que todos quieren detonar muchos negocios aquí; y se percibe su creencia de que ahora sí se podrá. Es un ánimo que estaba haciendo falta en el país y que el presidente Peña y su equipo económico deberán aprovechar para construir un segundo “momento mexicano”. Ojalá.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Las 24 horas clave de Peña en el WEF
Oye, Mancera: ¿qué hacemos con los viejitos del condominio?
Viva el acero de China