Opinión

Factor Ochoa

13 julio 2016 5:0
 
1
 

 

Enrique Ochoa

El lunes el vocero de la Presidencia de la República anunció que se había iniciado una controversia constitucional contra las acciones emprendidas por los gobernadores salientes de Veracruz y Quintana Roo para blindar su salida.

En una decisión que sorprendió a muchos, el Ejecutivo federal finalmente marcó un límite a los abusos de Duarte y Borge de las últimas semanas. De inmediato el veracruzano acusó recibo y tuiteó que ya no nombraría a los fiscales anticorrupción de su entidad. Parecería que entendió el mensaje y lo acató.

Casi al mismo momento, mientras el vocero presidencial anunciaba las acciones emprendidas por el presidente Peña Nieto, Enrique Ochoa Reza llegaba al PRI para inscribir su candidatura a presidir el partido político del presidente. Arropado por las estructuras corporativas y territoriales del PRI, en su primera arenga como dirigente, Ochoa fue duro: “El partido necesita cambiar, necesita abrir las puertas, necesita la crítica y la autocrítica, pero sobre todo necesita de propuestas participativas para la victoria nacional”.

En otras palabras, las acciones de inconstitucionalidad y la arenga de Ochoa no son coincidencia. Sin las primeras, la promesa de cambio carecería de toda credibilidad. El nuevo presidente del PRI llega a Insurgentes Norte con la señal de parte de Los Pinos de que habrá una nueva actitud en materia de la lucha anticorrupción. El “factor Ochoa” podría implicar que se aceleraría la puesta en marcha del Sistema Nacional Anticorrupción, que estamos por ver que la impunidad no es cero, y que comienza a ver luz en el largo túnel de los atracos y abusos desde la gestión pública. De ser así, y sólo así, es que Ochoa podrá conducir el PRI rumbo a las elecciones del 2017: Coahuila, Estado de México y Nayarit. Sólo así tendrá legitimidad para atender los reclamos que en voz de Ulises Ruiz expresan los jefes políticos que por el número de horas de vuelo exigen un lugar en la conducción de su partido.

Twitter:@julio_madrazo

También te puede interesar:

¡Transiciones de impunidad!

NAFTA a la N, lección Brexit

Más inclusión financiera