Opinión

Extraño caso en el Senado

1
   

     

Emilio Gamboa Patrón, líder de los senadores del PRI. (Tomada de Twitter)

El grupo parlamentario del PRI en el Senado que coordina Emilio Gamboa debe una explicación después de que la tarde del 20 de abril emitió un comunicado a la opinión pública: “Exige el GPPRI encontrar a Jesús Castellanos, colaborador del candidato al gobierno de Baja California Sur, Ricardo Barroso”. Unas horas antes un comando armado lo había 'levantado'. Fue cerca de la media noche cuando se supo que el joven había sido liberado.

De manera extraoficial supimos que Castellanos fue llevado a una casa de seguridad, donde malandros lo encañonaron y torturaron con amenazas. Se sentía hombre muerto cuando, supuestamente, sus captores lo liberaron porque lo habían confundido con un vecino suyo de una colonia de La Paz, dedicado a la distribución de drogas. El grupo de Gamboa, sin embargo, ya no emitió ningún otro boletín. Dejó el caso a medias.

Se abrieron entonces las interrogantes: si lo confundieron, ¿por qué el PRI no comunicó nada? ¿El gobierno del PAN en la entidad está arrodillado ante el crimen? ¿El priismo también?

Más preguntas se abrieron pocos días después, cuando el semanario Zeta publicó que Castellanos, nieto del exgobernador de Baja California, Milton Castellanos Everardo y sobrino del exalcalde de Mexicali, Milton Castellanos Gout, fue fichado en La Paz por posesión de mariguana en junio de 2011.

El medio desplegó el expediente judicial y añadió que el joven fue sentenciado por un Juzgado de Distrito a una pena privativa de la libertad y el pago de una multa. Busqué al muchacho, pero no estaba dispuesto a hacer declaraciones.

Las guerras sucias en procesos electorales van arrojando saldos positivos si se quiere ver así. En tiempos de aparente sosiego político difícilmente echaríamos la mirada en el fondo del sistema político o la luz no alumbraría con intensidad los recovecos de las regiones del país. Allí está Sonora y el tráfico de influencias. Los encuentros de personajes clave con el narco en Michoacán. Las propiedades de candidatos en Querétaro. Baja California Sur, una de las nueve entidades donde habrá elecciones, no es la excepción.

El caso del levantamiento de Castellanos ahora no sólo exige la explicación de Gamboa, sino un pronunciamiento de Fernando Herrera, coordinador del PAN, de Miguel Ángel Barbosa, líder del PRD y presidente del Senado, y por supuesto del legislador Ángel Salvador Ceseña, pues el boletín del 20 de abril también asegura que es secretario particular de éste último, sucesor del candidato Barroso.

Se debe la aclaración sobre todo porque: ¿o algo turbio esconde esta historia?, ¿o el Senado abandonó a su suerte a Castellanos?

10 SEGUNDOS… En este proceso vale la pena voltear a Acapulco ¿Quiénes se disputan la tercera ciudad más violenta del mundo?
(Donde un maestro era asesinado cada tres días todavía en enero) Un experredista de nombre Zeferino Torreblanca, hoy converso al Partido Acción Nacional, cuyo partido quería meterlo a la cárcel por sospechas con el crimen; el oncólogo Marco Antonio Terán, quien trabajó 23 años en el Instituto Nacional de Cancerología; Evodio Velázquez, quien estaba al frente de la secretaría general del Partido de la Revolución Democrática estatal cuando el consejo de éste permitió el fraude para que José Luis Abarca llegara a la alcaldía de Iguala, a pesar de ser barrido en las encuestas.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
Otra de Pavlovich: “póngase guapo”, pide a empresario
Un huracán en Sonora
El saqueo del siglo (III y última)