Opinión

Exposición al ozono

 
1
 

 

  [Cuartoscuro]  La zona centro registra 158 puntos de ozono.

La exposición al ozono ocurre cuando las personas aspiran aire con alto contenido de ozono. El daño por aspirarlo depende del tiempo de la exposición, de la concentración del ozono en el aire y la cantidad de aspiraciones por minuto.

La cantidad de ozono dentro de una casa, una escuela, un automóvil o una oficina (microambientes), en relación a la cantidad de ozono en el exterior es entre 20% y 80% de los niveles de ozono al aire libre. Por ello es mejor tener las ventanas cerradas y no usar aire acondicionado del exterior.

Los efectos adversos del ozono se manifiestan en las personas con mayor exposición acumulada. El ozono, como la radiación, se acumula en el organismo. Las personas que realizan fuertes ejercicios al aire libre durante largos períodos de tiempo en los que las concentraciones de ozono son altas, arriba de 100 puntos, aumentan la cantidad de ozono en su cuerpo.

Si durante los ejercicios se aspira profundamente, la absorción del ozono puede pasar de las vías respiratorias superiores a las zonas profundas de las vías respiratorias, lo cual aumenta la posibilidad de efectos adversos para la salud.

La mejor protección en la Ciudad de México contra los altos niveles de ozono, arriba de los 50 puntos (150 puntos en el máximo nivel de peligrosidad), son las personas que permanecen la mayor parte del día en el interior de un edificio con poca rotación del aire.

Dado que el ozono tiene una solubilidad limitada en el agua (cualidad de soluble), no importa el tamaño de un aguacero para asegurar que con él el ozono se ha disuelto o que se va a disolver, esto es, a desaparecer.

No suele suceder así.

Ante lo anterior, el tracto respiratorio superior no es tan eficaz en la disolución del ozono a partir del aire inhalado, como sucede con los contaminantes solubles en agua como el dióxido de azufre y el gas cloro. En consecuencia, la mayoría de la cantidad de ozono inhalado por un niño, un adulto o un anciano, alcanza el tracto respiratorio inferior y se disuelve en la capa delgada del fluido del revestimiento epitelial (tejido celular), a lo largo de las vías respiratorias conductoras del pulmón.

El ozono es altamente reactivo en el tracto respiratorio. Las células epiteliales que recubren el tracto respiratorio son el blanco principal de la capa de ozono. No siempre el organismo es capaz de protegerse de la agresión persistente del ozono como el de la Ciudad de México.

Fuente: Googleusercontent

Twitter:@ComMed08

También te puede interesar:

La ecología y la juventud

Incapacidad para reducir la contaminación

Por qué necesitamos árboles