Opinión

Expo Meetings y el ninguneado turismo
de reuniones

1
 

 

Turismo

Hace dos años el mundo del turismo nacional se indignó cuando, sin ningún motivo aparente, Eduardo Chaillo Ortiz fue removido de su cargo en Washington DC, para ser suplido por alguien desconocido en el medio y sin mayor experiencia para el cargo.

Chaillo era el director ejecutivo de la oficina de Turismo de Reuniones del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), con sede en la capital de Estados Unidos y, con una larga carrera en esta industria como funcionario público, por mucho es uno de los expertos en el negocio de las expos, congresos, convenciones y todo lo que tenga que ver con este segmento.

Por esos días, el director general del CPTM, Rodolfo López Negrete, dio una conferencia en Cancún al final de la cual le pregunté qué razones lo habían llevado a quitar a Chaillo y cuáles eran los méritos de Cecilia Cruz Urquiza para ocupar su lugar.

El argumento que dio López Negrete fue simple: los ciclos siempre se acaban y el de Chaillo había concluido. Y ya. De los merecimientos de la señora Cruz no dijo nada y se fue, dando por concluida la conferencia.

De inmediato, se me acercaron varias personas que tienen qué ver con el turismo (entre ellos un exdirector del CPTM) para manifestarme su enojo por la manera en que Chaillo Ortiz había sido despedido.
Y no solamente era eso, sino que se ponía en riesgo un sector que anualmente genera seis mil 200 millones de dólares en ventas y consumos dentro del país, al entregar en manos inexpertas la dirección de la principal oficina gubernamental que promueve esta actividad.

Pero la realidad era que la decisión no la había tomado López Negrete ni su jefa Claudia Ruiz Massieu, secretaria de Turismo y, por el contrario, lo más probable es que ambos funcionarios hayan estado en contra de la salida de Chaillo.

Porque, la historia que la propia Cecilia Cruz contaba, era que había conseguido el cargo por conocer de años atrás a Enrique Peña Nieto, quien acababa de tomar el cargo de presidente de la República. Así de sencillo. Gracias a esa amistad, pasó de ser gerente de un hotel en Toluca, a directora ejecutiva de Turismo de Reuniones en Washington DC, que fue lo que ella pidió y se le concedió.

Recuerdo esta historia porque ilustra muy bien algo de lo que se ha quejado desde hace tiempo otro experto en este campo: Roberto Ibarra, quien cada año desde hace siete organiza Expo Meetings, el principal evento del turismo de reuniones donde se pueden encontrar compradores con vendedores.

Expo Meetings se llevará a cabo la próxima semana en el Centro Banamex de la ciudad de México e Ibarra, su creador, quien es director de la empresa Turismo & Convenciones, asegura que el turismo de reuniones siempre ha recibido un apoyo muy pobre por parte de las autoridades del sector, a pesar de que la derrama económica que genera representa alrededor de 1.4 por ciento del Producto Interno Bruto del país.

De acuerdo a estudios, un viajero que asiste a una convención o a un congreso gasta de tres a siete veces más que un vacacionista, con un promedio de tres a cuatro noches de hotel y un gasto diario de más de 736 dólares.

Básicamente, esta expo es un vínculo que propicia la relación comercial entre los organizadores y toda clase de proveedores del turismo de reuniones, con quienes suelen efectuar congresos, convenciones y viajes de incentivos, como las empresas, asociaciones y hasta el propio gobierno.

El año pasado tuvo la participación de 110 compañías expositoras y 600 compradores, que agendaron más de mil 100 citas de negocios, cifras que Ibarra espera superar este año.

El evento también cuenta con una parte informativa, con mesas redondas y conferencias magistrales entre las cuales estará la de Enrique Quintana, vicepresidente y director general editorial de EL FINANCIERO.

Por cierto, la señora Cruz duró poco tiempo en el cargo y hoy sigue trabajando para el Consejo, pero en el Distrito Federal.

También te puede interesar:
Tony Blair en Acapulco
Crucifixión en la playa
Los discursos del Tianguis Turístico