Opinión

Expectativas de crecimiento económico en mejoría

 
1
 

 

TLCAN

Las expectativas de crecimiento económico local podrían estar a punto de ser revisadas al alza. Así lo adelantamos en este espacio hace unas semanas y así lo confirmó la encuesta Citibanamex de expectativas.

Una primera reflexión nos lleva a pensar que tal revisión podría estar fundada en dos elementos no necesariamente independientes: el desempeño económico descrito por las cifras publicadas recientemente y un entorno aparentemente menos hostil en cuanto a medidas proteccionistas de Estados Unidos (EU) frente a México. En este punto ninguna de las dos resultó ser tan relevante pero lo podrían llegar a ser muy pronto. A continuación los particulares.

El deterioro en las expectativas de crecimiento económico para el presente año llevó a tal previsión desde 3.0 por ciento en enero de 2016 a 1.5 por ciento hasta principios de abril de este año –según el consenso de la encuesta Citibanamex de Expectativas. Vale la pena recordar que tras la elección presidencial en EU tal previsión pasó súbitamente de 2.30 a 1.75 por ciento (55 puntos base menos). En este contexto, la más reciente encuesta Citibanamex mostró un ajuste al alza, de 1.5 a 1.6 por ciento.

No obstaste lo alentador de la revisión arriba descrita, fue esencialmente el resultado de dos factores: la revisión al alza del estimado de solo 14 por ciento de los participantes en la encuesta y la integración de un participante que no figuró en la encuesta inmediata anterior con un estimado de crecimiento relativamente optimista (2.0 por ciento).

A pesar de lo anterior, reitero mi expectativa de que veremos ajustes al alza en las expectativas de crecimiento del PIB para este año debido a dos factores. Primero, el desempeño económico sugerido por las cifras hasta ahora publicadas describe un mejor comportamiento en relación a lo anticipado hace unos meses. En particular, rubros como el consumo y el comercio exterior han superado mis expectativas.

Por otra parte, los eventos y declaraciones recientes en EU me llevan a pensar que los escenarios de riesgo más extremos se han disipado, dando lugar a escenarios de riesgo intermedio -quizá con menor afectación a la confianza de productores y consumidores-. Tales escenarios contemplarían la vigencia del TLC (en una versión corregida y aumentada) y quizás una menor afectación en el rubro de inversión privada.

Nos obstante, también es necesario reconocer que el panorama continúa siendo de desaceleración local respecto al año previo por al menos por cuatro vías. Primero, un repunte inflacionario con afectación directa sobre el poder adquisitivo y, por ende, sobre el consumo privado. Segundo, una consolidación fiscal que se traduce en condiciones fiscales restrictivas con afectación directa a la inversión pública. Tercero, condiciones financieras menos laxas explicadas por tasas de interés más altas para los valores gubernamentales y un tipo de cambio más apreciado. Cuatro, expectativas de afectación en el rubro industrial y de inversión extranjera directa asociada a la incertidumbre alrededor de la nueva relación económica entre México y EU.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros locales en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
¿Existe margen adicional de revaloración del peso?
¿Hacia una curva de rendimientos invertida?
Expectativas de crecimiento, ¿a punto de mejorar?