Opinión

Expansión marca oficinas regiomontanas

Más allá de una simple relación oferta-demanda, el negocio corporativo en los cinco corredores que conforman el segmento oficinas de Monterrey, se observan elementos diferenciadores que dan nuevos bríos al segundo mercado más importante del país.

Un estudio desarrollado por la firma JLL (antes Jones Lang LaSalle) y que aquí preside Pedro Azcué, destaca los grandes desarrollos a los que acompañan metros cuadrados de oficinas incluídas en proyectos de usos mixtos.

Otra diferencia relevante producto de la expansión de edificios verticales en las zonas Valle y Valle Oriente es el alto nivel de disponibilidad, donde incluso pueden observarse ya corporativos con especificaciones LEED (Leadership in Energy & Enviromental Design).

En los corredores Valle y Valle Oriente se concentra más del 60 por ciento de la superficie total construída de oficinas y se ubican los mayores niveles de precio promedio de arrendamiento, con 22 y 24 dólares por cada m2.

Además en Valle Oriente, considerado el corredor de mayor importancia en el área metropolitana, y en Valle se edifican 437 mil 580 m2 de edificios de oficinas.

El análisis explica que el liderazgo de Valle Oriente por alojar la zona financiera y corporativa de Monterrey, no ha logrado mejorar los precios de arrendamiento, debido a la sobreoferta que está dejando la edificación de nuevos proyectos.

Mientras en el corredor Valle, donde se ubican amenidades y centros comerciales como HEB, Palacio de Hierro, Club de Golf Campestre, Sierra Madre Tennis Club, el centro comercial Calzada 401, plaza 404 y Plaza Las Villas, es un mercado con menor dinamismo corporativo. No obstante, aquí se prevé una mayor recuperación en precios.

Aún así el dinamismo continúa en los cinco corredores existe un inventario total de 997 mil 298 m2 de edificios con una disponibilidad promedio de 19 por ciento, y una rango de renta de 19.40 dólares por m2.

La incorporación de elementos de valor a los proyectos, ha generado que por una parte el rango promedio de transacciones de arrendamiento de espacios sea superior a 450 m2 (metros cuadrados) y que existan altas expectativas de nuevos proyectos BTS (Build to Suit).

Es importante destacar la dinámica del submercado Centro-Obispado, que al integrar los monumentos más representativos de la ciudad, tiene poca disponibilidad. Aquí se ubican el Barrio Antiguo, La Catedral de Monterrey, el Museo de Arte Contemporáneo, el Centro de Negocios Convex, el Museo del Noreste y la nueva infraestructura del Paseo de Santa Lucía.

Ante ese respaldo, este año se concluirá la edificación de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, que será ícono de la ciudad al ofrecer oficinas clae A+, que no había en la zona. Por tanto, se prevé que haya un ajuste en precios.

Así con los distintos diferenciadores de los mercados, JLL prevé que continúe la reubicación (relocation)de corporativos, tendencia que inició desde 2013.

La inercia se dio por el requerimiento de las empresas de ubicarse en corredores con mayor seguridad y amenidades. Por tanto, las zonas Valle Oriente y Santa María-San Jerónimo pudieron colocar la sobre-oferta que prevalecía.

Lo relevante de esa inercia que integrará 7 nuevos edificios de oficinas este año y 10 en 2015, es que los diferentes edificios verticales, es una clara tendencia de las empresas por consolidar sus espacios de oficinas, antes diluidos en diferentes edificios de segunda generación.
Por tanto, en el negocio inmobiliario regio se prevé una mayor inercia por la creación de proyectos BTS para un solo usuario, hecho que hace factible la madurez del mercado.

Correo:colguin70@gmail.com

Twitter:@claudiaolguinmx