Opinión

Eventos globales críticos para el 2016

 
1
 

 

Janet Yellen, presidenta de la Fed. (Reuters)

En un entorno de bajo crecimiento y presiones deflacionistas en el mundo, el 2016 luce como un año de ligero mejor crecimiento, pero de gran volatilidad, ante la coincidencia de diversos eventos que podrían marcar el rumbo de la actividad económica y de los mercados. Hemos seleccionado cuales podrían ser los más importantes.

1. La era de la normalización de tasas de interés. El inicio de la normalización que probablemente arranque en la reunión de la Fed de mediados de diciembre del 2015, o a más tardar en el primer trimestre del 2016, es al mismo tiempo la entrada a una fase prolongada de alzas de tasas de interés global, con consecuencias muy diversas e importantes en todo el mundo. Lo que sí podemos esperar es que después del primer incremento, a lo largo del 2016 los mercados globales estén en constante sobrerreacción a los indicadores económicos y a las señales de la Fed.

2. La divergencia monetaria global. En sentido opuesto al inicio de la normalización de tasas por parte de la Fed, otros bancos centrales importantes podrían profundizar sus políticas expansivas. Los agresivos programas monetarios expansivos del Banco Central de Japón y del Banco del Euro podrían reforzarse en el 2016, e implican importantes distorsiones en los mercados globales.

3. La desaceleración de China. La economía de China manifiesta una constante tendencia de desaceleración gradual. La incógnita es si las medidas tendientes a fortalecer el mercado interno lograrán mantener el ritmo de crecimiento o si la economía del país más poblado del mundo pudiera tener un aterrizaje más marcado. En todo caso, su desempeño tiene un efecto de desaceleración en el crecimiento mundial e implica presiones a la baja en los precios de las materias primas.

4. El Acuerdo de Asociación Trans-Pacífico. La Asociación Trans-Pacífico podría obtener en el 2016 la aprobación de 12 naciones que en conjunto representan el 40 por ciento de la producción mundial. La implementación de este gran acuerdo comercial se llevará varios años y sus beneficios podrán verse en el largo plazo.

5. El levantamiento de las sanciones a Irán. El levantamiento de las sanciones a Irán implica el regreso del país al mercado de hidrocarburos. Irán podría llegar a producir cerca de 4 millones de barriles diarios en un plazo de alrededor de 3 a 5 años, lo que implica precios bajos de los hidrocarburos en el largo plazo.

6. Las elecciones presidenciales en Estados Unidos. A lo largo de todo el año, en el proceso electoral en EU estará presente un debate intenso sobre el papel del Estado en la economía, la propensión a un mayor proteccionismo y a políticas antiinmigración.

7. El referéndum en el Reino Unido sobre su permanencia en la Comunidad Económica Europea. Este referéndum pudiera efectuarse entre octubre o noviembre del 2016. Si el resultado es la salida del Reino Unido de la Comunidad Europea, su repercusión sobre la credibilidad del sistema europeo podría tener un nuevo impacto recesivo.

8. La tragedia griega versión 5. Es previsible que con una deuda equivalente al 200 por ciento del PIB y sin una reestructura que implique quitas importantes en el principal de la deuda, Grecia vuelva a caer en problemas de default.

9. El futuro de Corea del Norte. Un país aislado, gobernado por una brutal dictadura, encarnada en un personaje desequilibrado, y cada vez más urgido de ayuda, es un factor de peligro ambivalente. Kim Jong-un puede optar por la agresión mediática a sus vecinos y a occidente, pero también puede sufrir un levantamiento popular.

10. La ampliación del Canal de Panamá. Previsto para abril de 2016, un tercer juego de esclusas del canal interoceánico comenzará el manejo de buques hasta 2.6 veces más grandes que el tamaño de los barcos de carga más grandes que ahora puede atravesarlo.

11. El factor climático: Los expertos científicos pronostican el fenómeno de ‘El Niño’ de mayor intensidad desde 1950. El efecto de la aceleración del cambio climático es cada vez más perjudicial para la economía mundial.

12. Brasil podría salir de la recesión. Después de una grave recesión, Brasil podría salir de la misma a mediados del 2016. Las Olimpiadas en Brasil no le ayudarán mucho, ya que un evento de esa magnitud implica por lo general más gasto y deuda que beneficio de derrama económica. Su economía ligada a Europa y a China, y muy dependiente de los precios de las materias primas, difícilmente podría repuntar por el motor de la inversión.

13. El Estado Islámico y la crisis de refugiados sirios en Europa. Sin una colaboración contundente de Occidente, la región seguirá envuelta en las repercusiones de la expansión del grupo Estado Islámico. Con esta circunstancia la migración va a intensificarse.

Twitter:@EOFarrillS59

También te puede interesar:

La inminente vulnerabilidad de las finanzas públicas de México

Divergencia monetaria global

Los cinco principales factores del entorno global para 2016