Opinión

EU ya nos pasa factura


 
 
La disminución de la actividad económica en los países desarrollados ha contraído la demanda por los productos de las naciones emergentes.
 
México no ha sido inmune al impacto de la reducción del comercio internacional de EU, su principal socio comercial.
 
En marzo, el valor de las importaciones estadounidenses de bienes y servicios fue 2.8% menor que el del mes previo, lo que representa su mayor contracción desde 2009.
 
Por su parte, las exportaciones de Estados Unidos bajaron 0.9%, afectadas por la desaceleración de su actividad económica, que perjudica a las manufacturas.
 
'Efecto del calendario'
 
La desaceleración de la primera economía mundial ya está reflejándose en los indicadores económicos de México.
 
En el primer trimestre del año, el Producto Interno Bruto (PIB) real decreció 0.8% en términos anuales, siendo su primera contracción desde finales de 2009.
 
Además, en los 2 trimestres previos el PIB había registrado una expansión promedio de 3.2% anual, y en los 2 anteriores a éstos una de 4.7%.
 
El Indicador Global de la Actividad Económica se contrajo 1.8% real en marzo respecto del mismo mes del año pasado.
 
Lo anterior significó el primer descenso anual desde noviembre de 2009 del indicador de tendencia de la economía mexicana en el corto plazo.
 
En marzo, la producción industrial se contrajo 4.9 % real anual, después de retroceder 1% en febrero.
 
Las autoridades aseguran que esos datos fueron influidos por el 'efecto del calendario', pues la Semana Santa en este año se ubicó en marzo, mientras que en 2012 fue en abril, por lo que en 2013 hubo menos días laborables.
 
Caída de exportaciones
 
La disminución de las importaciones estadounidenses ya es notoria para la economía mexicana.
 
De acuerdo con información revisada de la balanza comercial de México, las exportaciones y las importaciones de mercancías se contrajeron en marzo a una tasa anual de 1.8 y 2.3%, respectivamente.
 
Esto implicó -para ambos casos- su segunda contracción anual consecutiva.
 
En ese mes las exportaciones desaceleraron su descenso, mientras que las importaciones lo aceleraron.
 
Factor estacional
 
Hace dos días el INEGI anunció, basado en información oportuna, que en abril las exportaciones totales se incrementaron 6.4% y las importaciones 11.8% anual.
 
En opinión de Banamex, el crecimiento de los flujos comerciales fue impulsado por el efecto estacional de la Semana Santa, ya que -como se señaló- abril de 2013 tuvo más días laborables que el mismo mes del año pasado.
 
El INEGI reportó un avance de 7.7% en las exportaciones no petroleras y una baja de 1.7% en las petroleras.
 
Entre las exportaciones no petroleras, las de productos manufacturados aumentaron en abril 6.8% a tasa anual.
 
En la estructura de las exportaciones de mercancías en los primeros 4 meses del año, las de bienes manufacturados representaron más de 80%.
 
Las exportaciones de productos de la industria automotriz registraron en el mes un alza de 8.7 % respecto de abril de 2012.
 
Desaceleración comercial
 
De acuerdo con Arturo Vieyra, analista de Banamex, las exportaciones manufactureras continúan desacelerándose.
 
Considera que su avance de abril se originó principalmente por el factor estacional ya mencionado.
 
Con cifras desestacionalizadas por el INEGI, las exportaciones manufactureras registraron una caída de 4% respecto de marzo.
 
Incluso la reducción se observa tanto en el componente automotriz (3.8%) como en el resto de los envíos de manufacturas (4.2%).
 
La serie desestacionalizada señala que, respecto de abril del año anterior, las exportaciones de manufacturas se redujeron 1.3%, lo que confirma su tendencia hacia la desaceleración, apunta el economista de Banamex.
 
Cobro de cuota
 
La disminución de la actividad económica en Estados Unidos ya está cobrando su cuota sobre la producción industrial de México y, en particular, la manufacturera.
 
En el segundo semestre de 2012, la actividad industrial mexicana entró en un proceso de desaceleración gradual, pero fue durante el primer trimestre del presente año cuando empezó a contraerse.
 
El deterioro de la actividad industrial ha moderado la generación de empleos formales, pues en los primeros 4 meses del año se crearon cerca de 286,000 dato 19.6% menor al del mismo periodo de 2012.
 
Este efecto, aunado a un menor flujo de remesas familiares, debilitará el consumo de los hogares mexicanos y perjudicará aún más la actividad económica.
 
vpiz@elfinanciero.com.mx
twitter: @VictorPiz