Opinión

Ética en la CRE

1
 

 

Auditoría Superior de la Federación. (Cuartoscuro)

El lunes 9 de febrero se publicó en el Diario Oficial el Código de Conducta de la CRE. Presumir de ética profesional está de moda en el sector público y privado. ¿Será letra muerta o una nueva actitud de hacer las cosas?

La comisión expresa que se apega a los principios del artículo 113 de la Constitución: “Las leyes sobre responsabilidades administrativas de los servidores públicos, determinarán sus obligaciones a fin de salvaguardar la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia en el desempeño de sus funciones, empleos, cargos y comisiones; las sanciones aplicables por los actos u omisiones en que incurran, así como los procedimientos y las autoridades para aplicarlas”.

Más adelante, en su artículo 17 el código define los conflictos de interés: “Existe conflicto de interés real o potencial cuando en el desempeño del empleo, cargo o comisión el servidor público se ve influenciado por algún interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquellos de los que puedan resultar algún beneficio para sí mismo, su cónyuge o parientes consanguíneos”. ¡Más claro ni el agua!

El código es bueno en deseos, objetivos y lineamientos, pero flaquea en lo que se refiere a su implementación y supervisión. El Título VI es sobre el Comité de Ética, su naturaleza, integración y funcionamiento. Resulta que el comité estará integrado por funcionarios de la CRE. ¿Se van a cuidar a sí mismos? El país tiene años de tener una Auditoría Superior, la Función Pública, Contraloría, órganos de control interno y otras figuras, cuyo razón de existir es salvaguardar la ética y legalidad en el ejercicio del poder por parte de los políticos. ¡Han fallado y fallado y fallado! Hoy tenemos evidencia de lo que era un secreto a voces, políticos y sus familiares multimillonarios, servidores públicos que tienen una fortuna digna de Bill Gates. ¿De dónde?

Así pues, la CRE se equivoca al no integrar un comité de ética con ciudadanos independientes, de reconocida honestidad y trayectoria, que no dependan de la complicidad y la lealtad política para seguir viviendo del presupuesto público. ¿Será que el presidente de la CRE es capaz de enmendar su flamante código de conducta?

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
¿Tolerancia cero?
¡Máximo 5!, no se emocionen
¿Morena contra PRD?