Opinión

Estos 3 graves problemas no se resolverán este domingo 7

1
 

 

Boletas electorales

Serán inútiles las elecciones de este domingo para resolver los tres grandes –y graves– problemas de México: la inequidad prevalente entre los ricos y los pobres; la alta ineficiencia del Poder Judicial; y el ominoso poder de los sindicatos. Y como serán inútiles y la ciudadanía lo sabe, habrá manchas de abstencionismo y anulación de votos muy visibles en el territorio nacional. Veamos.

El poder de los sindicatos es amplio. La ley y el entramado institucional les ha dotado de instrumentos para crecer en prerrogativas. No es gratuito que organismos como la CNTE estén paralizando al país. Lo hacen porque pueden. Yo no coincido con quienes creen que la culpa de lo que está ocurriendo en Oaxaca, Guerrero o Chiapas recae en la inacción del presidente o en su secretario de Educación. ¡Por Dios!
Ellos no provocaron esta situación. Si la CNTE hace de las suyas es porque está facultada por todo un sistema para llevar las cosas a un límite que la ley le permite (incluida la protección a los derechos humanos de los vándalos que ningún policía se atreve a tocar). No, las elecciones del domingo no resolverán el poder de los sindicatos (incluidos taxistas, sobrecargos, electricistas o jornaleros que voltean al país de cabeza cuando les place).

El segundo problema que no resuelven las elecciones del domingo es la ineficiencia del Poder Judicial. Se dice que tenemos una Suprema Corte de gran nivel y un Consejo de la Judicatura que sí funciona. Pero de ahí para abajo vivimos en un sistema de administración de justicia propio del Siglo XIX. México es un país donde los abogados penalistas doblan al juez la segunda o tercera vez que le invitan a comer y se echan juntos unos tequilas. La justicia común es variopinta, como mirar la colección de dibujos de acuarela hechos en un kínder: hay de todo y sin orden. Si el famoso “Estado de derecho” no funciona es por los cientos de juzgados de lo civil, lo mercantil, lo penal… que no funcionan. No, las elecciones del domingo no cambiarán esto.

Y en tercer lugar las elecciones de pasado mañana no resolverán el problema más grave de todos: la inequidad. En este país no es posible resolver esto cambiando la configuración política de la Cámara de Diputados (que además, según las encuestas, no cambiará), porque dicha circunstancia se encuentra arraigada en lo más profundo de nuestra cultura. México es un país de patrones y sirvientes; de amas de casa; de apartamentos que se siguen construyendo con cuarto de servicio; de propinas; de castas.

Hay quien quiere anular su voto porque siente frustración porque no se resolverán estos 3 graves problemas. Pero, ¿quién les dijo que elegir gobernador, diputado o jefe delegacional los resolvería?

También te puede interesar:
La inutilidad de los 'think tanks' en México
Videgaray detonará hoy agenda de innovación en París
¿Qué fregados es el internet de las cosas?