Opinión

Estas son las frases clave de Bernanke y de la Fed


 
A veces sobran las explicaciones y basta con seleccionar el tuétano de la comunicación oficial para saber el derrotero de la economía. Esto es particularmente cierto para la comunicación de ayer ofrecida por Ben Bernanke y el banco de la Reserva Federal de Estados Unidos. En mi opinión, las claves respecto del anuncio de reducir el tamaño del estímulo monetario son estas:

 
Dijo Bernanke: “La política monetaria anunciada el día de hoy refleja que el comité ha valorado que la economía continúa progresando, pero que aún tiene mucho que trascurrir para que podamos juzgar las condiciones económicas como normales”.
 
 
En la comunicación oficial la Fed aseveró que “siendo consistente con el mandato estatutario, el comité busca maximizar el empleo y la estabilidad de precios. El comité espera que, haciendo los ajustes adecuados a ciertas políticas, el crecimiento económico emergerá desde los niveles actuales y la tasa de desempleo abierto bajará hasta niveles en los que el comité juzgue consistentes con su mandato dual.”
 
La inflación baja le preocupa, porque el riesgo de estanflación se asoma: “El comité reconoce que una inflación persistentemente por debajo del 2 por ciento impone riesgos al desempeño económico”.
 
Bernanke fundamentó su decisión de reducir 10 mil millones de dólares la compra de activos en el desempeño de los indicadores de empleo. La frase clave: “Desde que iniciamos el programa de adquisiciones actuales, la economía ha sumado alrededor de 2.9 millones de empleos y la tasa de desempleo abierto disminuyó en más de un punto porcentual para situarse en 7 por ciento…” Añadió: “Los indicadores económicos recientes indican con cierto nivel de confianza que las ganancias en empleo continuarán…” De ahí no se moverá, y dijo que la tasa de interés de referencia se quedará baja “hasta que la tasa de desempleo abierto no baje de 6.5 por ciento”.
 
En resumen, hay optimismo, pero también cautela. Bernanke sólo movió una de las dos variables con las que podía jugar, el estímulo. A la tasa de interés no la tocó, y la mantuvo entre 0 y 0.25 por ciento. O sea: todavía hay bandera amarilla en el comportamiento de los precios y en la necesidad de que la economía estadounidense camine por su propio pie.
 
Twitter: @SOYCarlosMota