Opinión

Estancamiento para la mayoría y ganancias para unos pocos

A finales de la semana pasada el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que la economía mexicana, medida a través del Producto Interno Bruto (PIB), registró un aumento anual de tan sólo 1.1% durante todo 2013. Por grandes grupos de actividades, el PIB de las Actividades Terciarias (servicios) mostró un incremento de 2.1% y el de las Primarias (agricultura y ganadería) de 0.3%; mientras que el de las Secundarias (industria) disminuyó -0.7% en el lapso en cuestión.

Producto de este estancamiento, el número de trabajadores registrados en el IMSS creció en el año 2013 en apenas 463,018 personas, de los cuales solamente 155,892 fueron en la industria de la transformación. Cabe señalar que no obstante que el crecimiento del empleo formal fue muy pobre, de acuerdo a diversos analistas el incremento en el número de trabajadores no refleja lo que realmente sucede en la economía, ya que muchos nuevos registros son realmente regularizaciones de trabajadores derivadas de las revisiones que realiza el IMSS a las empresas.

Por su parte, el INEGI también reporta que en el comparativo de los primeros once meses de 2013 respecto a los mismos meses del año anterior (datos más recientes disponibles), el Índice de Ventas Netas al por Menor ha caído -0.6%. Lo cual es motivado por los descensos en el comercio de artículos para el cuidado de la salud -0.9%; tiendas departamentales -1.3%; artículos de perfumería y joyería -1.4%; combustibles, aceites y grasas lubricantes -1.4%; Alimentos -1.6%; comercio al por menor de calzado -1.7%; en tiendas de autoservicio -2.5%; mascotas y otros artículos de uso personal -2.8%; artículos de papelería, libros y periódicos -2.9%; comercio al por menor de bebidas y tabaco -3.4%; artículos para el esparcimiento -3.7%; productos textiles, excepto ropa -4.7%; partes y refacciones para automóviles y camiones -5.6%; y muebles y otros enseres domésticos -11.4%.

Sin duda los fabricantes de las industrias arriba señaladas tuvieron un difícil año 2013; y el problema es que el estancamiento de la economía nacional se sigue sintiendo en este arranque de 2014, y muestra de ello es que de acuerdo a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), durante enero de este año las ventas a unidades iguales, sin incluir nuevas tiendas, registraron un decremento de -1.7%.

Y cómo no va a ser así si los cambios fiscales que entraron en vigor el 1 de enero de 2014 le han quitado recursos a las familias y a las empresas. Concretamente el IEPS del 8% a la “comida chatarra”, la homologación del IVA en la frontera, el cobro de IVA a bienes que antes estaban exentos, entre otros, han provocado que la recuperación económica no se esté sintiendo, y que por el contrario haya una sensación de carestía.

Pero en este contexto no a todos les está yendo mal en México. De hecho hay una rama de actividad a la que le está yendo bastante bien y esa es la banca.

De acuerdo con el más reciente reporte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en el que difundió la información estadística de los resultados de los bancos al cierre de diciembre de 2013, a esta actividad le va cada vez mejor en términos generales. Y es que en 2013 los dueños de los bancos tuvieron utilidades netas (después de pagar impuestos) de 107 mil millones de pesos (unos 8 mil millones de dólares al tipo de cambio actual).

Es justo decir también que no a todos los 46 bancos que conforman el sistema bancario en México les está yendo igual de bien. Y es que son sólo unos cuantos bancos los que se llevan el grueso de las ganancias. De acuerdo con la CNBV son cinco las instituciones bancarias que concentran el 84% del total de las utilidades; es decir, cinco jugadores (BBVA Bancomer, filial del español Banco Bilbao Vizcaya Argentaria; Banamex, filial del estadunidense Citigroup; Santander, del conglomerado español del mismo nombre; Banorte, de accionistas originales mexicanos; e Inbursa, parte del grupo de Carlos Slim.) se llevaron 89,948 millones de pesos de utilidades.

¿Son demasiado elevadas las utilidades de los bancos en México? Podemos decir que éstas representan el 0.7% del PIB total del año 2013, el cual sumó 16.07 billones de pesos. Aunque también se debe precisar que el PIB de los servicios financieros y de seguros representa el 3.2% del PIB total en México.

El problema con la situación que aquí se plantea, más allá de que las utilidades de la banca son elevadas para un sector económico concentrado en unas cuantas empresas, es que sus servicios al final de cuentas son escasos y caros. De acuerdo a cifras oficiales, México es un país con una baja tasa de penetración del crédito bancario, de apenas 26% del PIB, una cifra muy inferior a la que tiene Brasil, que suma el 50%.

Y lo que también llama poderosamente la atención es que a pesar de que la economía mexicana apenas creció 1.1% en 2013, y existen amplios sectores de actividad con caída en sus ventas, los bancos alcances sus utilidades más altas de la historia. Algo no cuadra en este modelo que sin duda implica abusos por parte de algunos bancos.

De acuerdo con la teoría clásica, el pago de intereses debe ir aparejado con la tasa de rendimiento del capital (activos fijos), por lo que entonces no se explica cómo en un país en el que la mayoría de negocios no están generando resultados tan positivos, la banca en México (con poca penetración y concentrada en unas cuantas manos, la mayoría extranjeras) genere resultados verdaderamente espectaculares.

Esta situación ha llevado a muchas casas matriz de los bancos ubicados en México a considerar a sus unidades de negocio en México como las más rentables, ya que en nuestro país pueden cobrar los intereses y las comisiones que no pueden cobrar en sus países de origen.

Desde luego que hay una afectación negativa a la economía nacional con una banca que presta muy poco, pero que gana mucho dinero. Los elevados intereses para tarjetas de crédito, créditos de nómina, y créditos para empresas, dejan a familias y unidades económicas con menos recursos para poder comprar más bienes de consumo y crecer.

Estos argumentos de alguna forma son abordados por el documental Zeitgeist, el cual hace referencia al sistema bancario y lo pone como un sistema que prácticamente esclaviza a las personas endeudadas obligándolas a trabajar toda la vida para pagar sus deudas. ¿Y cuantas personas y empresas no están en esta situación? Sin duda son miles, y es el resultado de las elevadas tasas de interés y cobro de comisiones excesivas por muchos servicios que brindan los bancos.

Ojala que estas líneas sirvan para motivar a la reflexión de las autoridades, ya que no es lógico que con un crecimiento del PIB tan magro, la banca en México esté generando esos niveles de utilidad que sin duda agreden al empresario y al padre de familia que apenas tienen para pagar la raya semanal o para pagar el mínimo de la tarjeta de crédito.

Director General GAEAP

Correo: alejandro@gaeap.com
www.gaeap.com
www.alejandrogomeztamez.com