Opinión

¿Estancamiento del país, estancamiento personal?

Como un balde de agua fría cae, año con año, los datos de crecimiento económico de México y en 2014 no será la excepción, pues ya el gobierno acepta que será menor al esperado. ¿Qué significa para las finanzas personales? Más desempleo, subempleo, informalidad y estancamiento en los salarios.

En términos de la administración familiar, debemos estar muy atentos al futuro de la actividad productiva, porque de ello depende la estabilidad laboral y la posibilidad de que los jóvenes que ingresan al mercado puedan encontrar una plaza.

Un dato grueso, es que se requiere crecer a tasas de al menos 4 por ciento anual para sostener el nivel de ocupación en empresas constituidas formalmente y pagan sus obligaciones. Como punto de referencia, el incremento en 2013 fue de 1.1 por ciento y el promedio anual de 1994 a la fecha es de tan solo 2.6 por ciento.

Eso explica porque se ha elevado el número de muchachos que ni estudian ni trabajan, llamados Ninis.

Estamos en la cuesta del famoso bono poblacional y para darnos una idea, con información del Consejo Nacional de la Población (Conapo) las personas que tienen entre 18 y 65 años aumentaron respecto a 2010 en cerca de 5 millones. El problema es que ese comportamiento lo mantendrá al menos hasta el 2020, cuando empezará a aminorar su avance. Por tanto, si no se revierte la tendencia en la producción, los Ninis seguirán proliferando.

En términos de las finanzas personales tiene mucho que ver, porque implica sueldos bajos, incapacidad de ahorro, dificultad para acceder a los servicios de salud, imposibilidad para formar un patrimonio que apoye una vejez digna. En síntesis, una caída en el nivel de bienestar.

Ahora bien, como dice el dicho: “Cada quien habla como le va en la feria”. Por supuesto que hay a quienes les ha ido muy bien y les seguirá yendo de maravilla. Por eso, el punto central es ser cautelosos con las decisiones y prepararse para un mundo altamente competido.

En contrapartida, en el momento en que inicie la recuperación global, México estará mejor preparado por las reformas estructurales y no sería extraño observar crecimientos en la producción arriba del 6 por ciento como ha sucedido en naciones como India o China.

Para ello, también hay que estar preparado; sobre todo los jóvenes que tendrían la oportunidad de ver un país con bonanza. Una buena pregunta sería ¿Qué actividades y profesiones se requerirán en el futuro cercano?

Twitter y Facebook:@finanzasparami