Opinión

¿Están ustedes pintados?

 
1
 

 

Imagen Emilio Chuayffet Chemor.

La noticia apareció en todos los periódicos y Gil pensó que soñaba: la SEP suspende indefinidamente la evaluación docente. No era un sueño, una pesadilla quizás; un día después de que la CNTE difundiera un plan para boicotear las elecciones, la SEP anunció la clausura de la evaluación: “Con motivo de nuevos elementos a considerar en el proceso de evaluación para el ingreso, promoción y permanencia en Educación Básica y Media Superior, quedan suspendidas indefinidamente las fechas publicadas para su realización”. ¿Cómo la ven?, sin albur.

Gamés caminó sobre la duela de cedro blanco como si sus bisnietos le hubieran festejado su cumpleaños 92; es decir, sin fuerza ni entusiasmo por la vida, fatigado, sin esperanzas. ¿Cómo se puede estar después de semejante noticia? Gil pensó obviedades, que no por serlo, dejan de ser escandalosas: la CNTE ha ganado esta batalla que parecía la madre, o la tía, si usted quiere, de todas las batallas, hay unas tías definitivas y ésta parece ser una de ellas: derogar en la práctica la reforma educativa.

Los maestros festejaron con moderación. Para finísimas personas como Rubén Núñez y Juan José Ortega Madrigal, la suspensión es apenas un paso, por lo que no detendrán las acciones previstas para hacerle la vida de cuadros a los habitantes de la ciudad de México.

Cesión
La verdad sea dicha (gran muletilla patrocinada por Morena), Gilga propone que el gobierno le ceda, también indefinidamente, la Secretaría de Educación Pública a la CNTE. ¿Suena muy loco? En la práctica, el gobierno no ha hecho otra cosa que acceder ante los caprichos corruptos de la CNTE, el gobierno federal y los gobiernos estatales de Oaxaca, Michoacán y Guerrero.

Gilga agrega a este cuadro dantesco que la SEP no tiene secretario, ni cabeza, ni nada al frente de esa institución. Quien ostenta el cargo lleva dos años escondido debajo del escritorio que un día usó Vasconcelos, por lo tanto sería solamente y apenas un poco raro que Rubén Nuñez ocupara tan digno puesto.

Hubo un tiempo en que Gamés consideró que Reyes Tamez Guerra había sido uno de los peores secretarios de Educación: mayordomo de Elba Esther Gordillo, hombre público con disciplina de malvavisco y corbata que le llegaba al pecho, funcionario práctico que viajaba todos los fines de semana a Monterrey para comer su buena machaca con huevo y sus 15 tortillas de harina. Pues bien, resulta que hay algo peor que parecerse a su carnal Marcelo, ser un fantasma sin carácter. Emilio Chuayffet arrastra las cadenas de la ineptitud por el histórico edificio de la calle de Brasil.

Para todo efecto teórico (ya quedamos en que si hay efecto práctico tiene que haber uno teórico), poco importa si la decisión de suspender la evaluación se tomó en gGbernación, el fantasma Chuayffet debería meter sus efectos personales en una maleta y regresar al Estado de México pues la causa mayor de su trabajo y nombramiento ha sido derruida; de momento, como se dice cuando no se dice, la reforma educativa no existe.

Allá vienen
Los maestros llegan a la ciudad. Gil iba a escribir hordas, pero lo pensó bien. Dignísimos maestros que luchan por no perder sus privilegios, prebendas, corruptelas y derecho a la haraganería instalan sus casas de campaña en el Monumento a la Revolución para reforzar el plantón que empezó el ¡13 de septiembre de 2013! El digno y honestísimo Rubén Núñez ha dicho que el plantón será móvil y que no descarta que pueda extenderse a la avenida Reforma e incluso llegar al Zócalo. De Oaxaca llegarán 30 mil maestros a los que se sumarán contingentes de Michoacán, Chiapas y Guerrero.

Al referirse al boicot que preparan los maestros de la CNTE en contra de los comicios, Núñez dijo que consistirá en evitar la instalación de casillas en escuelas y sitios cercanos, así como impedir que llegue la papelería electoral a su destino. Muy pocas veces Gamés había visto, oído y leído la confesión anticipada de un delito. Mañana me voy a robar toda la mercancía que se pueda de esa tienda.

Gil recordó a su extinta madre. Cuando el joven Gamés hacía de las suyas, su mamá de él le decía con el corajón encajado: ¿estoy pintada en la pared? Bien, señores de las gobernaciones, autoridades educativas, en fon, quienes sean: ¿están ustedes pintados en la pared? Al parecer, sí. Como diría el clásico: una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Síganlos dejando.

La máxima de Albert Einstein espetó dentro del ático de las frases célebres: “La debilidad de actitud se vuelve debilidad de carácter”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
El viejo Sabato
A manos llenas
'Tengo manita, no tengo manita'