Opinión

Estado de hojalata

  
1
Miguel Rincón Arredondo

  

Miguel Rincón Arredondo,

Ricardo Tadeu hizo más que confirmar la inversión de Grupo Modelo en Yucatán y ampliarla a cinco mil millones de pesos, desde los dos mil 200 millones prometidos inicialmente.

El viernes en Los Pinos, el CEO de esa empresa impulsó la viabilidad industrial a esa entidad, de acuerdo con el presidente Enrique Peña Nieto e Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

Hablamos de un estado cuya Producto Interno Bruto si bien crecía por encima del promedio nacional, evidencia rezagos frente a los del norte y los del Bajío.

Rolando Zapata
, gobernador del estado, ya casi tocando una jarana, avisó que ahora viene una inversión en vías férreas y en el puerto Progreso, en la punta de la península.

Tadeu producirá ahí no sólo cerveza, sino también sorprendió con que Yucatán será el estado de hojalata de donde salgan los botes para envasar toda la bebida que produzca en México.

Eso huele a una cadena de proveeduría yucateca sin precedentes.

Empresa de papel
Quizá sea para hacer avioncitos, pero Miguel Rincón Arredondo, jefe en Biopappel, ya avisó a la Cofece que acepta condiciones, pero que por favor le dejen ya comprar Scribe.

Algunos detalles pintan interesante la transacción. La rentabilidad del negocio ya con sinergias podría superar el 13 por ciento, de acuerdo con un reporte de JPMorgan liberado el viernes.

Nada mal para un negocio tan viejo como el de vender cartón y libretas.
Otro asunto: Scribe llegaría con una deuda por 237 millones de dólares, muy superior a la de 85 millones de Biopappel. Pero aún más relevante es que esa deuda de 237 millones de Scribe se quedará sólo con el respaldo de Scribe.

Es decir, la holding no respondería por ese cargo, en el último caso. La subsidiaria es la empeñada.

El acuerdo debe ser aprobado por la Cofece en semanas. Ya le avisaremos.

Con la chequera lista
Si usted ha utilizado la autopista Nuevo Necaxa-Ávila Camacho, que es parte del corredor México-Tuxpan, entonces ya conoce a la española Globalvía, que junto con ICA terminó este tramo en 2014 y hoy lo opera.

Aunque en su incursión a México, la empresa dirigida en el país por Manuel Mendizábal, apostó por este proyecto que incluía construcción, su verdadero enfoque es la operación de obras.

Por ello, ahora busca más bien abrir la cartera y comprar proyectos activos, como los que se vendieron hace unos años bajo los esquemas de paquetes FARAC. Globalvía trae los ojos puestos en carreteras como la México-Cuernavaca y la México-Querétaro, joyas para el Fondo Nacional de Infraestructura, que hoy administra Francisco González Ortiz Mena.

También te puede interesar:
​Liverpool vs. los abarrotes
Exxon: la Guyana o México
La Planta Modelo