Opinión

Esta semana, "soft launch" 
de Virgin Mobile México

Arranca de facto la nueva era de las telecomunicaciones en México; no amparada por las leyes secundarias —no aprobadas aún—, pero sí por la reforma constitucional. Esta semana ocurrirá el soft launch de Virgin Mobile México, la primera empresa de telefonía celular distinta a Telcel, Iusacell, Movistar y Nextel. Virgin Mobile México no ha montado una red con antenas como hicieron aquéllas, sino que funcionará como un operador virtual, que son las compañías que se montan en las redes existentes, pagan una renta por ello, y ofrecen el servicio a los consumidores como si nada.

Pero la nota adicional es que ha quedado desmenuzada la inyección financiera que el Banco Mundial ha hecho a través de la Corporación Financiera Internacional (IFC) para que Virgin Mobile arranque en nuestro país. El banco con sede en Washington desembolsó 11.25 millones de dólares y fue clave para que un fondo llamado Central American Mezzanine Investment Fund II LP (“CAMIF”) pusiera otro tramo de financiación igual. Este último fondo es parte de una organización llamada Latin American Partners (LAP), que a su vez tiene inversión de capital de una firma llamada Pine Bridge Investments, encabezada por David T. Jiang. LAP busca inversiones de alto crecimiento en países como Brasil, Colombia y México, fue fundada en 2012 y también tiene su sede en Washington. Sus inversiones típicas están en el rango de 25 a 75 millones de dólares.

A su vez, el lado del Banco Mundial que decidió esta inversión es el encabezado por Roberto Albisetti, que acumula varios préstamos clave en nuestro país. El de Virgin Mobile será icónico, porque funcionará como la patada de inicio en el nuevo juego de las telecomunicaciones mexicano. De hecho, el IFC ha realizado inyecciones financieras similares en América Latina en el pasado con Virgin.

Hace un par de años fondeó con 11 millones de dólares a esa empresa para sus operaciones de telefonía celular virtual en Chile. Más adelante proveyó el dinero —14 millones de dólares— para que Virgin entrara a Colombia. A lo largo del periodo entre 2011 y 2013 el IFC apoyó con más de 2 mil 400 millones de dólares a empresas de alto impacto en México. Casi 80 por ciento de ese dinero provino de la propia corporación. El resto fue movilizado gracias a su gestión, como ocurre ahora con el dinero que consiguió de Latin American Partners.

¿Funcionará Virgin Mobile México? Seguro que sí. La empresa ha dicho que centrará sus operaciones en atender al segmento joven; que no le da miedo tener a Telcel enfrente, y que los consumidores mexicanos somos muy poco exigentes frente al pobre servicio que típicamente se nos brinda. Es ahí donde quiere hacer la diferencia.

Twitter: @SOYCarlosMota