Opinión

Está plagado de obstáculos y es un largo camino

 
1
 

 

Salón de clases. (democratacoahuila.wordpress.com)

Tiene el olor del muget y claramente se ven los abedules; sólo falta escuchar al cisne cantor. Buena parte de lo que será el sistema educativo mexicano está inspirado en el correspondiente de Finlandia.

La idea de crear 'niños felices' arranca en la década de los setenta, apunta Pasi Sahlberg, uno de los más connotados pedagogos de ese país; el que ahora se haya mencionado como un desiderátum de la reforma educativa es alentador y mueve a ver con ojos esperanzadores el futuro de nuestros nietos y bisnietos. ¿Y no de nuestros hijos? No, no alcanzará el tiempo para que ellos vean los resultados.

Finlandia cuenta con un poco menos de 1.8 millones de educandos; aquí formamos un gigantesco ejército de 34 millones de alumnos, casi dos millones de profesores y más de 260 mil escuelas. Abismal la diferencia de población como pequeña es la oportunidad de alcanzar sus niveles.

Y encarrerados, es menester apuntar que el nuestro es el país que se mueve en los extremos: de los países de la OCDE es el que destina más recursos a la educación, rebasa 6.0 por ciento del PIB y, a pesar de ese esfuerzo, de 72 países examinados en 2015, México ocupa la última posición en ciencias y la penúltima en matemáticas debajo de Argelia y República Dominicana.

Imponer como obligatorio el aprendizaje del inglés, si no se capacita debidamente al profesorado, puede llegar a crear una confusión bilingüe. Y no es conveniente, por bien sabido, describir las debilidades que por su ambición de salarios, cuotas y posiciones tienen los infatigables e incorregibles miembros de la CNTE. Sólo ellos, sumados los de los estados de Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, son muchos más que todos los maestros de Finlandia, Suecia, Noruega y Dinamarca, líderes mundiales en educación. En efecto, grande y macizo el obstáculo. No es el único. En esos países, no importa qué partido político llegue al poder; la educación es el pivote y destino de cualquier administración, es más que una política de Estado, es una verdadera vocación de servicio.

¡Ah, si los maestros mexicanos recibieran tan sólo la mitad de los salarios de sus colegas finlandeses, se volverían locos de alegría! En promedio son cuatro mil euros al mes. Multipliquemos por 22 y tendremos una suma a la que hay que añadir la admiración y prestigio que tiene el cuerpo magisterial. Claro, llegar a ser profesor en Finlandia es un recorrido de exigencias y evaluaciones de todo tipo, justo al revés de los alumnos. La palabra 'tarea' es obsoleta y el éxito del sistema está en la participación de los padres de familia y la filosofía de que los niños son premiados por su curiosidad, contribución y creatividad. Nada de memorizaciones y mucho de hacer deporte, leer, practicar un instrumento musical y viajar. No existen calificaciones pues consideran estéril la competencia que no rinde frutos.

Los informes que reciben los padres son de naturaleza descriptiva en donde no sólo importan los conocimientos académicos sino la enseñanza global en el ámbito del ser humano.

Cierto, se requieren recursos para ello ya que toda la enseñanza, los útiles escolares, el transporte, la comida y los cursos artísticos son gratuitos. Pero México gasta más que ellos ya que 83 por ciento de la inversión nacional es para 'profesores', muchos que no asisten o rentan o venden su plaza.

El mayor desafío al que se enfrentará la reforma educativa es transmitir que es un proyecto transexenal que deberá atravesar al menos 15 o 20 años independientemente del partido político que esté en el poder. Esto requiere una verdadera mutación axiológica de educadores, padres de familia, autoridades y también –es inevitable– de políticos.

Este sistema en los países escandinavos ya está en proceso de otro cambio: renovar las formas tradicionales e inducir que los alumnos se apropien de proyectos temáticos y ya no más de clases aisladas y secuenciales. Consideran que a las lecciones de literatura no deben seguir las de ciencias o matemáticas. Debe ser un todo integral para plantear y resolver asuntos complejos del orden que sea: tecnología, salud, alimentación, cosmos, etcétera.

Aquí, el paso inicial ha sido anunciado y será echado a caminar justo en temporada electoral, luego pues, será un largo recorrido plagado de retos, desde habilitar los sanitarios escolares hasta potencializar las escuelas para alcanzar las estrellas.

Twitter: @RaulCremoux

También te puede interesar:
La eterna desigualdad
Menos migrantes y más vergüenza
¿También contra migrantes de primer nivel?