Opinión

Esta es la razón por la que el PRI ganará



 

 

PRI CUARTOSCURO

El PRI ganará las elecciones del 7 de junio con una cómoda holgura. Su aliado, el Partido Verde, le acompaña en esta victoria. Algunas personas atribuyen al desempeño de la economía el triunfo que tendrá este partido. Yo no lo creo así.

Quienes piensan que el desempeño económico es la razón del futuro triunfo priista olvidan que en el año 2012, cuando el PAN perdió la presidencia, habíamos hilado tres años de crecimiento sólido después de la crisis de 2009. Así fue: la economía mexicana rebotó vigorosamente más de 5.0 por ciento en 2010, para luego hilar dos años con crecimiento alrededor de 4.0 por ciento. El PAN de Josefina Vázquez Mota se desvivía para internalizar en la mente del electorado esta realidad. No fue suficiente. La gente se decía ‘harta’ de la violencia y la guerra contra el narco.

La elección de 2012 mostró que no es la economía lo que motiva al electorado a sostener a un partido en el poder.

La elección de este año muestra exactamente lo mismo: no se trata de la economía. La prueba está en que los empresarios se siguen quejando de los altos impuestos; la clase media se duele de la imposibilidad de deducir muchos gastos; el trabajador se queja de aumentos salariales magros; y las multitudes se quejan del mayor control impositivo. Pero no importando ello, el PRI ganará. Así es: no se trata de la economía en México. Nunca se ha tratado.

¿Por qué triunfará entonces el partido de Peña Nieto? Por una sencilla razón: en el sistema mexicano priista de prosperidad desigual, todo mundo tiene algo que ganar y algo que perder: un pequeño privilegio que ganar por aquí; un costo asequible que pagar por allá; un mordisco de clase media-alta que obtener por acullá…

El PRI representa para una gran mayoría de la población el sistema en el que se gestaron y se han perpetuado un sinfín de privilegios no económicos –un pedacito de mi sindicato; una parcela que nadie me quita; un conocido que me hace algún favor; un juez que no me sentenciará gravemente; un contador que me aconseja usar más efectivo; un IMSS donde un tío logrará que operen a mi madre; una muchacha de servicio doméstico que no me exige sus derechos; una patrona que me deja llevarme un poquito de comida de su refrigerador… y un larguísimo etcétera.

El PRI creó un ambiente orgánico en el que una gran proporción de mexicanos obtiene algo, sí, pero también otorga algo. En sus primeros 70 años al frente del gobierno lo hizo al margen de las instituciones.

Ahora lo está haciendo dentro del México institucional, el de Banxico, el del Ifetel, el de la Cofemer, el de Coferpris… ¿Difícil para el PRI? Un poco más. Por eso crecen los partidos chiquitos, que durante muchos años no serán mayoría.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Hacienda ajustará hoy el PIB a un rango entre 2.2 y 3.2 por ciento
Las mujeres de Walmart
México podría replicar el milagro polaco: Piatkowski