Opinión

Espaldarazo de Stiglitz
a Mancera en el WEF

1
 

 

Mancera

RIVIERA MAYA.– Hoy será un día clave para el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera. El Premio Nobel Joseph Stiglitz tendrá una reunión privada aquí con él. ¿El propósito? Darle un espaldarazo a la discusión que abrió aquél en materia de salarios mínimos. Mancera no quitará el dedo del renglón, y hará comparaciones con países europeos en cuanto a derechos de los trabajadores y al nivel relativo que tiene México en materia de salarios.
No sólo eso. Stiglitz y Mancera abrirán hoy el apetito de los asistentes a este Foro Económico Mundial en otro tema: la productividad, algo que aparece ya prácticamente en cada discusión sobre los retos de México y América Latina, junto con la falta de transparencia, la corrupción, la inseguridad...

Pero no obstante la permanente insistencia de los políticos para insertar en el debate público los temas que consideran relevantes, en realidad parece que la gente de negocios aquí es la que tiene los instrumentos y podrá hacer avanzar la economía de la región, siempre y cuando la clase política se ponga de acuerdo para establecer marcos regulatorios eficientes.

¿Un ejemplo? La cultura por el uso del efectivo (otro gran debate), tan extendida en América Latina: entre 70 y 80 por ciento de las transacciones se hacen con billetes, lo que parece imposible de modificar. Sin embargo, Uruguay está demostrando que sí es posible una transformación cultural al respecto si se cambian las leyes y se tiene la tecnología disponible: el presidente Tabaré Vázquez recoge hoy los beneficios de una nueva ley de inclusión financiera. ¿Qué ocurrió?

Uruguay aprobó una ley que devuelve en el comercio mismo cuatro puntos porcentuales del IVA a toda aquella persona que pague con tarjeta de débito y no con efectivo. Esta sencilla modificación hizo que la ciudadanía se volcara en masa a pagar con tarjeta. El resultado es poderosísimo: en 2014 se cuadruplicaron las transacciones con tarjeta. Incluso hubo gente que adquirió autos nuevos y pagó con tarjeta, obteniendo en el punto de venta la devolución de sus cuatro puntos de IVA (que para un auto es una suma considerable), y utilizando ese dinero devuelto para adquirir otros bienes.

Ya sea formalizar a los informales; debatir el salario mínimo; generar soluciones para la productividad; o detonar ideas a fin de ampliar la utilización de tarjeta de débito, el Foro Económico Mundial fue un éxito para México. De ahí que el presidente Peña, advirtiendo un espacio de confianza pocas veces disponible en el país, se soltara un poco para insistir en la naturaleza cultural de nuestra corrupción, y refiriera aquel refrán que versa que en México se aplica “la ley… en los bueyes de mi compadre”.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Falta la reforma judicial: OCDE en el WEF
Las 24 horas clave de Peña en el WEF
Oye, Mancera: ¿qué hacemos con los viejitos del condominio?