Opinión

Espacios artísticos independientes: Neter


1


Neter

“Si las puertas de la percepción fueran limpiadas, todo aparecería ante el hombre tal como es: infinito”: William Blake

De origen egipcio, Neter significa “Dios”; es singular, pero el término no se refiere a un dios entre muchos dioses, habla más bien de la unidad, de un todo que encierra múltiples atributos creadores. Neter fue el nombre con que Axel Velázquez (1980-2012) -artista, curador, crítico- convocó a varios amigos colegas para crear una plataforma de creación, vinculación y promoción de sus trabajos. Así, se reunió una generación de jóvenes creadores recién egresados de La Esmeralda, compañeros de clase y de fiesta, casi todos nacidos alrededor de la década de 1980; aunque todos con producción muy diversa, discursivamente compartían una revisión de la naturaleza desde un lado mágico, alquímico y fantástico de imaginería mística, con una tendencia hacia el dibujo como medio principal, más no único.

Las figuras que se unieron a Axel Velázquez fueron: Jimena Schlaepfer, Alejandro García Contreras, Jesús Cruz Caba, Christian Camacho Reynoso, Tania Ximena Ruiz, Ramiro Chaves, Marcos Castro, Alex Bolio, Carlos Olvera, María Magdaleno y Marcela Chao.

Sin un espacio físico al inicio, Neter buscaba ser un espacio de visibilidad, donde sus jóvenes integrantes dieran a conocer su obra con exposiciones en diversas sedes. En 2011 encontraron locación en un viejo caserón en ruinas de la colonia San Pedro de los Pinos, entonces Neter pasó de ser un colectivo de artistas a un lugar autónomo donde podían gestionar exposiciones, intervenciones, talleres, eventos, intercambios e incluso hacer residencias artísticas. En tan sólo dos años “la casa Neter” construyó un verdadero movimiento cultural, fue punto de encuentro de músicos, artistas, tatuadores, curadores, editores independientes y cineastas.

Un año después de la lamentable muerte de Axel Velázquez, en 2013 la casona en ruinas tuvo que ser desalojada. El dueño de la propiedad necesitaba el terreno para construir un edificio. Neter ya sabía que su estadía era pasajera, por eso la aprovechó al máximo y pudieron realizar festivales musicales, de fanzines, exposiciones de artistas nacionales y extranjeros, proyectos curatoriales, conferencias, proyecciones de cine y ciclos de videoarte.

Los miembros de Neter continuaron con el proyecto a pesar de las adversidades, tratando de mantener un programa de actividades. A principios de este año, en otro espacio fugaz al sur de la ciudad, en Avenida Universidad casi esquina con Miguel Ángel de Quevedo, Neter realizó una exposición colectiva de autores daneses, Todo está conectado y la muestra individual del trabajo más reciente de uno de sus miembros, Marcos Castro, Gamma Velorum.

Al inicio de esta serie sobre espacios alternativos, mencionamos su compleja sobrevivencia, pues se construyen a partir de necesidades creativas, experimentales y no tanto financieras. Neter no fue ajeno a esta problemática.

Los artistas de Neter hoy se enfocan más en sus proyectos personales, pero como unidad creadora, se concentran en la publicación de su libro NETER-AUTJAUS, que registra el proyecto en el que cada miembro realizó una exposición en una sede distinta, siendo 10 exposiciones en total durante el periodo de 2013-2014, justo después de dejar la casa de San Pedro de los Pinos. Este libro está apoyado por el Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales del FONCA. Sin duda será un importante documento sobre el ánimo de un grupo de artistas cuya amalgama era la amistad y su contexto generacional, que marcaron un momento importante para los creadores mexicanos emergentes.

http://www.neter.com.mx/

* Gracias a Alex Bolio y Alejandro García Contreras por su colaboración.

También te puede intersar:
​Espacios artísticos independientes: Cráter Invertido
Walter Benjamin II
​Walter Benjamin