Opinión

¡Ese estúpido y enfermizo racismo!

1
 

 

Donald Trump

Bastó apretar un pequeño botón para desencadenar su furia; la misma que alentó a los miembros del Ku Klux Klan para perseguir, esclavizar y asesinar a tantos hombres de color. Es la misma rabia la que llevó a más de seis millones de judíos a los campos nazis de concentración y que, apenas bajo una delgada capa de supuesta libertad, se esconde en los pliegues de la democracia estadounidense: ¡duro contra latinos, hasta llevarlos a la muerte!

El presidente Barack Obama no pudo concretar su reforma en materia de salud y con ello beneficiar a millones de estadounidenses de clases pobres como tampoco ha podido con la cerrazón y la fobia de la ultraderecha conservadora del Tea Party para promulgar la ley de protección al migrante.

Las evidencias están a la vista, la policía yanqui puede moler a palos a cualquier mujer u hombre negro que elijan a su arbitrio igual que asesinar mexicanos o cualquier indocumentado.

Como icono viviente de la supuesta superioridad de los blancos ahí está el magnate Donald Trump a quien le irritó que Alejandro González Iñárritu ganara tres Oscar en la noche de gala hollywoodense. “Ese tipo no paraba de subir y subir y subir al escenario. ¿Qué está haciendo? ¿Se va a marchar con todo ese oro? ¿Tan buena es su película? Yo no he escuchado eso. Todo esto es ridículo al igual que el presidente Obama” y de este modo, la irritación fue subiendo. Más tarde escribió un tuit en donde advierte y estigmatiza a nuestro país para no venir a hacer negocios. “Tengo una demanda en la Corte corrupta de México que gané, pero hasta ahora no he podido cobrar; no hagan negocios en México”, y a continuación ofreció su punto de vista sobre los índices de audiencia que obtuvo la ceremonia del Oscar: “Les digo que los Oscar no estuvieron bien. Los ratings de Nielsen lo confirman, uno de los más bajos niveles de la historia”, dijo sobre los 36.6 millones de televidentes que siguieron la transmisión frente a los 43.7 millones que se lograron el año pasado.

¿Quién es mister Trump? ¿Cuál es el mérito que tiene para erigirse con autoridad suficiente para destilar ese odio malsano?

Trump es un negociante, dueño de una gran torre en la 5ª avenida de Nueva York donde ha cocinado todo tipo de business con la única finalidad de hacerse multimillonario.

En materia de televisión, lo más destacado que ha hecho es la realización del concurso de belleza (¿) Miss Universo, en donde jóvenes mujeres de todo el mundo son exhibidas como piezas de caza. Ese es su mérito. ¡Ah!, y protagonizar una emisión llamada The Apprentice en donde reta a seguir su ejemplo como industrial y empresario exitoso en los negocios. Es decir, tener como meta única en la vida hacer dinero. Ese es el hombre que tiene tribuna para dictar lo que es bueno y conveniente para los estadounidenses.

En sus palabras y haciendo gala de una figura de hombre blanco por encima de cualquier otra tarjeta de presentación, mister Trump no puede ocultar su estúpido y profundo racismo, antes bien, lo eleva a rango de categoría estética.

Trump ha confesado que esperaba que todos esos premios obtenidos por un mexicano, le fueran adjudicados a la película llamada el “Francotirador” en la que se hace apología de un soldado estadounidense especializado en utilizar un fusil de largo alcance y provisto de mira telescópica de precisión con el cual llegó a matar a más de 150 iraquíes.

Esa era su aspiración.

Inconfundible el sello de violencia y destrucción.

Twitter: @RaulCremoux

También te puede interesar:
La muerte de su marido la enloqueció
El "efecto mariposa" entre nosotros
Ese es el camino