Opinión

Escobar: inexperiencia,
insensatez y riesgos (I)

1
   

   

Arturo Escobar y Vega, coordinador de los diputados del PVEM en la LXII Legislatura

El nombramiento de Arturo Escobar al frente de la subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana ha suscitado un profundo rechazo. No era para menos. Una detención con cientos de miles de pesos en efectivo en un aeropuerto de Chiapas (2009) en tiempo de elecciones, proponer la pena de muerte y haber sido el vocero del PVEM, que violó reiteradamente la ley en los pasados comicios, hacen de Escobar un personaje oscuro.

Pero la insensatez del nombramiento de Escobar rebasa, por mucho, esos temas. Aquí otros aspectos preocupantes de la decisión de Enrique Peña Nieto.

Inexperiencia. El encargado del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia está llamado a ser uno de los campeones en la materia de todo el gobierno federal. El tema es de una complejidad tal que Suhayla Bazbaz, investigadora especialista en cohesión comunitaria, ha detectado al menos siete escenarios de riesgos (ella los llama cortos circuitos, ver http://bit.ly/1M5aCoP) para esta materia, que hoy implica un amasijo intersecretarial de programas en 78 dependencias y entidades de la administración. Por razones ignotas, se decidió que ese Miura lo lidie Escobar, que lleva quince años al hilo como legislador (desde 2000 ha sido diputado federal-asambleísta-senador-diputado federal) y tiene nula experiencia en la administración pública. Lujos que se da el señor presidente.

Mentiras y falta de sensibilidad. Las primeras declaraciones de Escobar ya como subsecretario lo pintan como alguien insensible a la materia que le ha sido encomendada. Por si fuera poco, arranca con el pie izquierdo: ha intentado mentir.

Como era natural, apenas llegó al puesto fue cuestionado por la incompatibilidad entre políticas de prevención y sus propuestas para instalar la pena de muerte o la cadena perpetua. Intentó justificarse así: “cuando la propuso mi partido en el año 2008 para la elección del 2009, vivíamos una coyuntura muy diferente a la actual. Hoy vivimos en un país donde las cosas en materia de inseguridad, en materia de combate al crimen organizado, tienen otra estrategia. En el 2008 era un ‘ojo por ojo, diente por diente’. No lo digo yo: ésa era la propuesta que tenía en ese momento el Gobierno, y hoy lo que tenemos, ¿cómo te diría?, como columna vertebral de la política del presidente, es la prevención. Estamos en otra coyuntura” (Reforma 11/09/15).

¿Otra coyuntura? ¿Desde cuándo? Porque el año pasado, cuando a instancias de su partido el Congreso aprobó la prisión vitalicia, como la llama él, así se expresó Escobar de los delincuentes, en un claro mensaje de ojo por ojo:

“Vas a morir en la cárcel, como te comportaste, como infeliz que eres, como te comportaste y generaste una conducta tan antisocial, pues vas a pagar con tu vida en el delito que cometiste, y con tu vida no porque te vaya a matar el Estado, sino porque vas a estar encerrado en una cárcel de alta seguridad el resto de tu vida”. Declaraciones a Yuriria Sierra. Subrayado mío. https://www.youtube.com/watch?v=JjfToXDFTDU

Una tarea fundamental de la subsecretaría de Prevención es la interlocución, ya sea con organismos de la sociedad civil, con académicos y, por supuesto, con colectivos de víctimas.

Al declarar que su nombramiento constituye un “premio” se presenta como una persona frívola, lo que no hará sino dificultarle la delicada labor de lograr acuerdos con las OSC.

De hecho, es de temerse que varios de los convenios de la subsecretaría con organismos nacionales y extranjeros se caigan pues no faltará quien se niegue a sentarse con Escobar para ratificar lo que se venía trabajando.

Mañana, un intento de explicación de ese “premio”.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Filminlatino, una alegría entre tanta amargura
EPN aplica pena de muerte al programa de prevención del delito
La terrible historia de la Narvarte