Opinión

Escenarios sobre la decisión de Draghi

Este jueves tendremos un muy importante anuncio del Banco Central Europeo, que en cierta forma se viene descontando ya en los mercados financieros globales.

El anuncio se refiere a un programa de compra de bonos soberanos. El euro cotizando en menos de 1.15 dólares o las tasas a largo plazo en dólares abajo de 1.80 por ciento; parte de la caída de los precios del petróleo o las cotizaciones más altas del oro, la plata y el cobre; y las bolsas europeas y americanas con su tendencia alcista, todo esto está reflejando la expectativa de que por fin se concretará este programa.

¿De qué se trata esto de comprar bonos soberanos? A diferencia de otros bancos centrales, el Banco Central del euro (BCE) no puede comprar estatutariamente bonos de los gobiernos del euro, ni siquiera en el mercado secundario. El Banco de México no puede comprar Cetes o Bonos M del gobierno mexicano en el mercado primario pero sí los puede comprar en el mercado secundario. De esta forma Banxico realiza la regulación de la liquidez en nuestro mercado.

La razón de por qué se tiene que lanzar este programa es porque es la única forma práctica de crear euros en montos importantes. Al comprar bonos soberanos el BCE suelta euros. Una sobreoferta de euros debe depreciar al euro, como los mercados ya lo han reflejado. Una devaluación del euro les permite a los europeos ganar inmediatamente competitividad en una forma artificial.

Hay vencimientos de créditos por más de 600 mil millones de euros para el primer bimestre, lo que implica que el balance del Banco Central se va a contraer. Por esta razón es importante que el monto sea muy grande, para que realmente tenga efecto en el mercado.

¿Qué escenarios e implicaciones tenemos al respecto?

1. Draghi anuncia por enésima vez que está próximo a arrancar el programa pero no da montos ni tiempos.

2. El Instituto Central anuncia un programa tímido de sólo medio billón de euros.

3. El Banco Central lanza un programa por un billón.

4. El BCE anuncia un programa muy agresivo por 1.5 billones.

Los dos primeros implicarían una decepción en los mercados, lo que haría subir al euro, subir las tasas de interés en dólares a largo plazo, bajar las bolsas y aumentar los precios de las materias primas. En la actividad económica estos escenarios implicarían que la Zona Euro podría incurrir en una etapa de deflación más prolongada, afectando la demanda agregada mundial. Las tasas de interés en dólares tendrían una probabilidad más elevada de subir hacia mediados de este año. En México estos escenarios podrían llevar al peso hacia 14.00 pesos y a que Banxico tuviera que aumentar su tasa de referencia hacia mediados del año en línea con la Fed.

En el tercer escenario, el que consideramos el más probable, podría originar una ligera debilidad adicional en el euro, cotizando hasta en 1.10 dólares. La tasa de interés de largo plazo en dólares podría descender un poco más hacia 1.70 por ciento anual. La Fed podría empezar a incrementar la tasa de Fondos Federales en el último trimestre de este año. El peso podría estabilizarse en un rango entre 14.10 y 14.40 pesos por dólar y el Banco de México tendría menos presión para aumentar su tasa de referencia, hasta que la Fed incremente la suya.

El cuarto escenario, un programa muy agresivo de compra de bonos soberanos por parte de la Fed podría llevar al euro a una depreciación adicional hasta alcanzar la paridad uno a uno con el dólar, las tasas de interés en dólares a largo plazo podrían descender hasta 1.50 por ciento anual. Los precios de los metales podrían aumentar 10 por ciento adicional hacia el final del año. El peso mexicano podría regresar a 14.80 y el Banco de México tendría que aumentar su tasa de referencia desde mediados de este año, antes que la Fed mueva sus réditos.

La realidad es mucho más compleja que cualquier análisis. Debemos considerar que junto a la decisión del BCE, el domingo 25 se realizan elecciones en Grecia, y todo parece indicar que el partido de izquierda Syriza ganará, lo que nos puede llevar a una fase de tensión y volatilidad.

Twitter: @ErnestoOFarrill