Opinión

Escenarios para México con la toma de posesión de Mr. Trump

 
1
 

 

Donald Trump

Este viernes Donald Trump tomará posesión como el presidente número 45 de Estados Unidos. Arranca la era del que seguramente será el presidente más polémico de la historia y con esto se desvelará cómo va a ejecutar lo que ha prometido realizar en los primeros 100 días de su mandato. Temas como el futuro de la OTAN, una posible guerra comercial contra China, el acuerdo nuclear con Irán, la destrucción del Obamacare, la desregulación del sistema financiero, serán sin duda temas de interés en todo el mundo.

Pero para México existen serias amenazas que pueden afectar severamente nuestra economía, como la negociación del TLCAN, la cancelación del TPP, la posible imposición de aranceles o impuestos especiales a las importaciones mexicanas y una agresiva política fiscal.

A continuación les presentamos posibles escenarios que podemos imaginar sobre estos posibles anuncios:

1. Trump anuncia que instruye al Departamento de Comercio a emitir un análisis sobre el TLCAN para proceder a abrirlo a una fase de negociación, dando 200 días de plazo para negociar en mejores condiciones para Estados Unidos. (No se habla por ahora de imponer aranceles en este escenario)

2. Trump anuncia la negociación del TLCAN dando 200 días de plazo para concretar un nuevo acuerdo comercial, y también establece un arancel especial de 35 por ciento a la importación de mercancías para aplicarlo en casos particulares de empresas americanas que cambien su producción a México.

3. Trump anuncia la negociación del TLCAN con 200 días de plazo, estableciendo un arancel de 35 por ciento generalizado a la importación de mercancías provenientes de México.

4. Trump anuncia la negociación del TLCAN con 200 días de plazo, establece un arancel general de 35 por ciento a México y anuncia el retiro de Estados Unidos de la OMC.

Los escenarios están ordenados por grado de proteccionismo. Pero hasta aquí, vemos que la clave para descifrar el grado de proteccionismo que Trump está pensando concretar está en sacar a Estados Unidos o no de la OMC.

Si Trump impone aranceles a México de 35 por ciento, a China de 45 por ciento y uno general de 25 por ciento al resto del mundo, y saca a Estados Unidos de la OMC, estamos hablando de un proteccionismo extremo. Que va totalmente contra la tendencia natural de la integración regional y la globalización, que puede desatar una guerra comercial global sin precedentes. Los aranceles altos van contra las reglas de la OMC. Los agentes económicos podrían exigir la devolución de los aranceles altos, acogiéndose a los aranceles máximos establecidos dentro de la OMC.

Si Trump no plantea salirse de la OMC, lo que estaríamos viendo es un proteccionismo light con tintes más bien políticos que ideológicos de fondo.

Dado que el control del Congreso se encuentra en manos del Partido Republicano y que a su vez éste es dirigido por el Tea Party, con una clara ideología objetivista, pro libre mercado, y dados los intereses de las grandes compañías norteamericanas, deberíamos esperar que las medidas que anuncie Trump serán sólo las suficientes para responder al mandato político recibido en las urnas, y no de una ideología de proteccionismo extremo. Mucho ruido con pocos resultados reales.

Nuestro escenario más probable es que el TLCAN no va a desaparecer, e incluso creemos que algunos capítulos como el de transporte de mercancías que Estados Unidos nunca ha abierto, y otros que no se contemplaban porque nuestra Constitución no los permitía, como el de telecomunicaciones o el de energía, y otros más que no existían como el comercio electrónico, pueden resultar benéficos al negociarlos.

En el peor de los casos, un fracaso de las negociaciones del TLCAN entre los tres países se puede corregir mediante acuerdos de libre comercio bilaterales.

Existen dos medidas posibles que pudiera anunciar este viernes o en los próximos días, y que también pueden afectar gravemente a nuestro país:

a. Un Impuesto a las remesas familiares destinadas a México para cobrar la construcción del muro.

b. El impuesto TAB por sus siglas en inglés, propuesto por el senador Paul Ryan que impide a las empresas americanas la deducibilidad de insumos provenientes de México.

c. La reducción de Impuesto sobre la Renta a Empresas (15 por ciento) y a individuos (25 por ciento máximo).

Esta última medida difícilmente podría entrar en este ejercicio, pero de concretarse para el siguiente ejercicio fiscal, que arranca en octubre, nos podría dañar sustancialmente.

México mantiene ventajas en el costo de la mano de obra, pero si nos ponen aranceles elevados, y el sistema fiscal agresivo que Trump prometió se concreta, estaríamos en serios problemas para poder atraer inversión productiva a nuestro país.

Twitter: @EOFarrilS59

También te puede interesar:
Posibles cisnes negros para 2017
Los 10 principales pronósticos para 2017
No está tan mal el fin de año, pero las expectativas están en picada