Opinión

Escenarios de la normalización de tasas
de interés en EU y México

 
1
 

 

 [Bloomberg] EN PORTADA: Banxico reporta máximo histórico de 163,515 mdd al cierre de diciembre.

Una vez abierta la era de la normalización de tasas de interés, la atención global se centra en el ritmo de los incrementos futuros en las tasas en dólares. En México, la incógnita se centra en qué tanto se apegará el ajuste de las tasas en pesos a los incrementos de las tasas por parte de la Fed.

La Reserva Federal publicó los pronósticos que los miembros del Comité de Mercado Abierto hacen respeto de la trayectoria futura de la tasa de Fondos Federales. En los mismos se deduce que la mediana para diciembre de 2016 es de 1.375 por ciento en relación al 0.50 por ciento en donde se ubica actualmente el objetivo de la tasa, una vez realizado el primer incremento de un cuarto de punto en días pasados.

Este pronóstico implica cuatro incrementos (probablemente trimestrales) en el próximo año, para llevar la tasa a 1.50 por ciento anual para finales del mismo. Lo interesante es observar que las probabilidades implícitas en los swaps de euros nos reflejan una expectativa de sólo dos incrementos, para llevarla de 0.50 a 1.00 por ciento a diciembre de 2015. No es la primera vez que hay una importante divergencia entre lo que dicen los miembros del Comité y lo que esperan los mercados.

En los últimos años los mercados han mantenido pronósticos mucho menos agresivos que los que han venido señalando los miembros del Comité de Política Monetaria de la Reserva Federal, en sus diferentes reuniones de Comité. Hasta ahora, los mercados han tenido la razón, difiriendo de los pronósticos de los propios protagonistas de las decisiones de política monetaria.

¿Quién tendrá la razón para el futuro?, ¿la Fed o los mercados? Para poder tener una mejor perspectiva a futuro, es necesario tomar en consideración los siguientes elementos fundamentales:

a) La divergencia monetaria entre Estados Unidos y otros Bancos Centrales principales. El Banco Central de Japón y el Banco Central del euro están creando conjuntamente el equivalente a 1.4 billones de dólares al año. Recientemente el Banco Central del euro alargó el plazo de su programa monetario hasta marzo de 2017, y ha reducido su tasa de depósitos hasta -0.30 por ciento anual. Esta divergencia genera distorsiones muy significativas en los mercados.

¿Tiene lógica ver las tasas de los bonos alemanes a diez años a 0.60 por ciento, y la de los bonos japoneses a 0.30 por ciento anual, mientras que la tasa de los bonos del Tesoro de Estados Unidos se ubica en 2.20 por ciento anual?

b) La caída en los precios del petróleo, que ha venido dándose en una forma más pronunciada que lo anticipado por el mercado. Este factor implica menores presiones inflacionarias para el mundo.

c) La pérdida de competitividad de la manufactura norteamericana ante el artificial fortalecimiento del dólar es un factor que está incidiendo en indicadores de debilidad en este ramo en Estados Unidos y en otros países como en México.

d) La desaceleración de la economía de China, que implica una menor demanda de materias primas, y por lo tanto una menor inflación global.

e) El tamaño del Balance: tan importante como el anuncio de las tasas, es la evolución del balance del Banco Central. El comunicado de la Fed nos indica que el tamaño del balance se mantendrá intacto hasta que el proceso de normalización de tasas de interés vaya muy adelantado.

El pronóstico de Bursamétrica es que vemos más probable el que se den dos incrementos en la tasa de referencia de un cuarto de punto cada uno, durante el año entrante, para cerrar 2016 en 1.0 por ciento anual.

En cuanto a las tasas de interés en pesos, el comunicado de la semana pasada del Banco de México señala que la decisión de incrementar la tasa en pesos en un cuarto de punto se tomó a fin de contener el riesgo de una mayor presión cambiaria que llevaría a la inflación a repuntar peligrosamente.

Para algunos economistas es criticable que Banxico incremente las tasas ahora, habiéndose reportado la inflación anual más baja de la historia, en 2.21 por ciento anual, y ante la debilidad del crecimiento económico prevaleciente.

Bursamétrica considera que es probable que en las primeras reuniones de la Fed, Banxico replique el incremento de tasas en igual magnitud absoluta. Pero conforme vaya pasando el tiempo, el Banco de México pudiera diferenciarse, yendo a su propio ritmo, siempre y cuando la presión cambiaria haya cedido.

Es decir que pronosticamos también dos incrementos en la tasa de referencia a lo largo de año, en pesos, para cerrar en 3.75 por ciento anual.

Los bancos centrales han caído en la trampa de tener que cumplir con las expectativas de los mercados. Conforme hay ahora mayor disponibilidad de la información, los agentes de los mercados reaccionan de manera positiva cuando las decisiones monetarias se apegan a las expectativas, pero también castigan exageradamente a los precios de los activos cuando la decisión no se conforma con sus expectativas de los mercados.

Tradicionalmente los Bancos Centrales eran muy herméticos y nadie podía meterse con ellos. Ahora el afán de actuar con transparencia pone al Banco Central en una posición de vulnerabilidad. Si al Banco Central se le ocurre revelar su estrategia futura, todo el mercado global actuará anticipándose, neutralizando el efecto de la decisión.

¿Deberíamos regresar a tiempos pasados del hermetismo o deberíamos profundizar en el esfuerzo de transparencia?

Twitter: @EOFarrillS59

También te puede interesar:
Las 20 principales predicciones para 2016
Señales mixtas para fin de año
La Bolsa y el desarrollo, ¿un segundo mercado es la respuesta?