Opinión

Escándalo en la PGR

1
     

    

Tomás Zerón de Lucio. (Cuartoscuro)

Parecía un operativo de policías contra policías. Un grupo de hombres cercanos a Tomas Zerón, el recién ratificado director de la Agencia de Investigación Criminal, ingresaron a las instalaciones de la Policía Federal Ministerial en Azcapotzalco para echar de sus oficinas a los titulares de las direcciones de investigación, Interpol, jurídico y administrativa.

–Ahora yo soy el nuevo director, así que toman sus cosas y en este momento se van– esas fueron palabras más palabras menos de Salvador Cano, hermano del secretario de Zerón.

Sus acompañantes aventaron cosas de las oficinas y hablaron con groserías. Esa actitud provocó una crisis nerviosa a Mariana González. Ocurrió el Viernes Santo y el asunto retumbó en el ámbito político por varias razones: porque Mariana es sobrina nada menos que del exprocurador Jesús Murillo Karam y porque la procuradora Areli Gómez no fue avisada de los planes.

Zerón, el único hombre que en un salón del hangar de la Marina interrogó sin pasamontañas a Joaquín El Chapo Guzmán el día de su captura, será llamado a cuentas por la procuradora, pues este lunes él pensaba hacer oficiales los nombramientos.

En la Policía Federal Ministerial estaba como encargado de despacho el teniente Carlos Gómez Arrieta, un hombre cercano a Emilio Gamboa y Manlio Fabio Beltrones, coordinadores del PRI en el Senado y la Cámara de Diputados, respectivamente. Gómez Arrieta fue durante varias legislaturas encargado de la seguridad en San Lázaro.

El director de la Agencia de Investigación Criminal fue mano derecha de Genaro García Luna, entonces secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Felipe Calderón, pero se siente protegido, lo ha comentado en la PGR, por Erwin Lino Zárate, secretario particular de Los Pinos.

¿Estará enterado el presidente Enrique Peña Nieto de lo que sucede en PGR?

BASURA ELECTORAL. Un montón de pendones y todo tipo de propaganda fue depositado ayer frente a la sede nacional del PRD en Benjamín Franklin. Jorge Triana, candidato del PAN a la diputación federal de Miguel Hidaldo, hacía un recorrido con vecinos de la Escandón cuando éstos se quejaron de la propaganda electoral que amaneció de la noche a la mañana en los últimos días a pesar de que la ley electoral lo prohíbe porque en el Distrito Federal aún no empiezan las campañas.

En menos de siete cuadras a la redonda, Triana y su equipo contaron más de 500 postes y árboles de los que pendían supuestos logros de gobierno de Víctor Hugo Romo, delegado de la demarcación que pidió licencia para competir por una candidatura en el mismo territorio.

El Instituto Electoral del Distrito Federal parece estar de adorno. Ni siquiera un llamado y, a pesar de que se han presentado denuncias, los casos están dilatados y pospuestos. Miguel Hidalgo no es la única delegación tapizada de la propaganda del PRD y sus candidatos. Curiosamente sucede en otras demarcaciones donde ese partido está en riesgo: Iztapalapa, Cuajimalpa y Cuauhtémoc.

10 SEGUNDOS… ¿Ya habrá llegado al Distrito Federal o seguirá de vacaciones? Hablo de David Korenfeld, director de la Conagua, que usaba el helicóptero de la dependencia para sus asuntos personales y los de la familia. ¿Habrá pronunciamiento de Los Pinos o seguirá el silencio?

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
Efectos de la reingeniería del gasto
Malos tiempos en la PGR
Gálvez, cada vez más cerca de toparse con muro