Opinión

Esa tentación tan grande llamada CPTM

 
1
 

 

Riviera Maya: (rivieramaya.grandvelas.com.mx)

Hace unos días corrió la versión de que el director del Consejo de Promoción Turística de México, Rodolfo López Negrete, está a punto de dejar el cargo y de inmediato se alborotó la gallera en el mundo del turismo nacional.

El CPTM fue creado en abril de 1999 por el entonces secretario de Turismo, Óscar Espinosa. Tiene sólo 17 años de existir y durante sus primeros once años tuvo dos características que le dieron identidad: que sus directores generales no fueran expertos en turismo y que duraran poco tiempo en el cargo. Es decir, el desconocimiento de la materia esencial y la falta de continuidad fue la premisa fundamental en el liderazgo del CPTM.

Su primer director general y fundador: Javier Vega Camargo, comenzó bien al durar casi tres años en el puesto, pero después de él vinieron los altibajos: María Elena Mancha duró 18 meses, Francisco Ortiz 27 meses, Magdalena Carral sólo 11 meses, pero su sucesor Francisco López Mena tiene el récord con diez meses; quien lo suplió, Óscar Fitch, renunció a los 27 meses.

Así, entre febrero y marzo de 2010, el CPTM estuvo acéfalo (con un encargado de despacho) por poco menos de dos meses, hasta que el entonces presidente Felipe Calderón le dio el cargo a su secretaria de Turismo, Gloria Guevara, y nombró como director general adjunto a Rodolfo López Negrete, puesto que no existía, pero que indicaba quién realmente iba a hacer la chamba.

Antes de ese día, todos los responsables del Consejo habían sido políticos o mercadólogos o expertos en marketing político o compañeros de partido. El resultado de esta combinación reiterada fue una década oscura de un crecimiento enano de esta industria, incluyendo varios años de crecimiento negativo. Así fue como logramos pasar del séptimo lugar en el ranking mundial de los países más visitados, al sitio 13.

López Negrete tardó en carburar, pero ya duró más de seis años en el cargo, aunque sus años al lado de Guevara no son como para recordar.

Al cambio de gobierno (Enrique Peña Nieto por Felipe Calderón), Pablo Azcárraga, en su calidad de líder empresarial del sector, le pidió al presidente entrante que ratificara a López Negrete, lo cual sucedió, aunque en realidad le quitaron el 'adjunto' (figura que desapareció) y fue nombrado director general del CPTM.

Pero estos días a nivel de rumor se habla de que López Negrete se va. Consulté a una fuente en la Secretaría de Turismo y me explicó la situación: oficialmente López Negrete no ha presentado su renuncia, por lo que no hay un posicionamiento al respecto. Pero, extraoficialmente, el informante aceptó que “sí es posible que haya un relevo esa área”, pero no se pueden establecer los tiempos, porque el nombramiento de este cargo es facultad del presidente de la República. “Aunque podría salir de una terna, o más, que el titular de la Secretaría de Turismo, Enrique de la Madrid, le presente al presidente”.

Después de una decena o docena trágica, hoy la industria turística nacional vive un momento dorado, y uno de los principales artífices de estas vacas gordas es López Negrete, que llegó con el perfil de ser un ejecutivo de alto nivel, con perfecto inglés (vivía en Miami), conocedor de la industria turística y buen vendedor, entre otros atributos.

La salida de este ejecutivo del CPTM marca un momento delicado y peligroso para la resiliencia que mostró la industria turística por el mal inicio de siglo y por la crisis sanitaria de 2008 que vació al país de turistas.

Y es que el CPTM es una tentación muy grande y más en los tiempos electorales que se avecinan. Su presupuesto de más de tres mil millones de pesos anuales en manos de un político priista cercano a Peña Nieto o al líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones, podría prestarse, por lo menos, a suspicacias.

Por si acaso lo está pensando y tentando, hoy más que nunca el empresariado turístico nacional, encabezado por Pablo Azcárraga, deben insistirle al presidente en que sea un conocedor de cómo vender destinos turísticos quien reemplace a López Negrete.

Encontrar al personaje adecuado no les será difícil, hay varios y muy capaces. Las especulaciones mediáticas se han cargado hacia Darío Flota, quien durante años ha hecho una excelente labor al frente del Fideicomiso de Promoción Turística de la Riviera Maya y quien, por lo que se ha visto, es el único con una estrategia estructurada para competir por el cargo al dar videoconferencias de prensa para hablar sobre el tema. Pero otro que parece obvio nombrar es su antecesor, Javier Aranda, a quien su buen trabajo en el mismo fideicomiso le valió ser llamado al CPTM y luego enviado a Madrid a manejar la oficina de esta dependencia en Europa. Flota y Aranda vienen del mismo establo.

También está Jorge Morfín, quien durante muchos años ha manejado la oficina de turismo de Canadá en México, igualmente con resultados sobresalientes. Morfín formó parte de la lista de los candidatos
–inclusive lo entrevistaron en Los Pinos— la vez pasada cuando el CPTM quedó acéfalo, pero finalmente el elegido fue López Negrete.

En fin, buenos candidatos hay varios, esperemos que sea alguno de ello porque, si llega un político, la industria turística tendrá que encender los focos rojos.

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
La 3de3 de Miguel Torruco
ClickBus logra reclutar a la poderosa ADO
Kevin Spacey, Tony Blair y “Luzia”