Opinión

¿Es suficiente el recorte del gasto público?

1
 

 

dinero peso billetes (Cuartoscuro/Archivo)


• Cuestionaron el comportamiento de las finanzas públicas
• Creen la política monetaria es laxa
• Creen que es necesario superar el periodo de laxitud en la política económica

A finales de enero del presente año, el gobierno mexicano dispuso el recorte del gasto público en 0.7% del PIB con el objeto de preservar la estabilidad financiera interna ante un entorno externo e interno menos favorable. Todo parece indicar que dicho ajuste no sólo permitiría alcanzar el déficit programado, pese a la caída de los ingresos públicos que se espera, sino que además podría contribuir a reducirlo ligeramente.

En vista de que parte de los ingresos petroleros están cubiertos, la magnitud del ajuste del gasto público depende de los ingresos que deje de recibir el gobierno vía otras variables como la caída en el volumen de producción de petróleo, el crecimiento económico menor que el esperado en 2015, el posible incremento de las tasas de interés y la depreciación del tipo de cambio.

Al igual que en años anteriores, para 2015 el gobierno mexicano aseguró a través de coberturas financieras el precio del petróleo de exportación que usó para la formulación del presupuesto. Si bien éstas le permiten asegurar los ingresos petroleros independientemente de lo que suceda con los precios internacionales del petróleo, no los protegen completamente ante posibles variaciones en la cantidad producida.

Este constituye el problema más importante para las finanzas públicas mexicanas en la actualidad, no sólo porque desde 2006 la producción de petróleo ha venido cayendo paulatinamente, sino sobre todo porque al parecer dicha tendencia se ha agravado al inicio del presente año.

De acuerdo a las cifras de Pemex, la producción de petróleo en enero del presente año fue de 2 millones 256 mil barriles diarios, cifra que no solo muestra una caída de 4.1% con respecto al mes anterior (10% con respecto al mismo mes de 2014), sino que representa un nivel 6.0% inferior al utilizado para formular el presupuesto de este año (2 millones 400 mil barriles diarios).

En función de las estimaciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), una caída de 50 mil barriles diarios en la producción de petróleo reduce los ingresos del gobierno en 17,108.3 millones de pesos.

Si suponemos que durante el presente año podría continuar la tendencia decreciente de la producción de petróleo que hasta hoy se ha observado la producción promedio durante el presente año podría ser de 2 millones 170 mil barriles diarios, 230 mil barriles menos que los programados. Si así fuera, el gobierno dejaría de recibir alrededor de 79 mil millones de pesos. Si por el contrario se supone que la producción de petróleo se estabilice al nivel registrado en enero (2 millones 256 mil barriles diarios), el gobierno dejaría de recibir 50 mil millones de pesos.

Respecto al segundo factor, referido al crecimiento económico, se entiende que un crecimiento menor que el esperado reduce los ingresos públicos a través de las caídas en la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA), del Impuesto sobre la Renta (ISR) y de otros impuestos. La secretaría de Hacienda estima que una caída de medio punto porcentual en el ritmo de crecimiento económico con respecto al esperado reduce los ingresos públicos en 10,200 millones de pesos.

Como se sabe, la estimación oficial del crecimiento económico para el presente año es de 3.7%, cifra que se utilizó para formular el presupuesto público. Sin embargo, debido a las circunstancias actuales relacionadas con la caída en el precio del petróleo y el recorte del gasto público, la semana pasada el Banco de México hizo su primera revisión a la baja del crecimiento esperado para el presente año, de 3.5% a 3.0%. Si efectivamente esta fuera la tasa de crecimiento que se observe en 2015, el gobierno dejaría de percibir 14,280 millones de pesos. Pero, si se toma en cuenta el rango más bajo de las estimaciones y se supone que la economía crezca 2.3%, el gobierno no recibiría 28,600 millones de pesos.

Por lo que respecta al tipo de cambio, la depreciación de la moneda mejora los ingresos petroleros porque las exportaciones de crudo netas de las importaciones de gasolinas son positivas, aunque dicha mejoría se ve en alguna medida contrarrestada por el incremento en el monto del servicio de la deuda externa. La SHCP calcula que el efecto de la depreciación de la moneda en 10 centavos mejora los ingresos en 2,363 millones de pesos.

El nivel del tipo de cambio tomado para la elaboración del presupuesto público 2015 fue de 13.40 pesos por dólar, por lo que si se supone, como hace el promedio del mercado, que el tipo de cambio promediará los 14.5 pesos por dólar en el año, el gobierno recibiría 26,000 millones de pesos adicionales. Es más, si el tipo de cambio promediara los 15.00 pesos por dólar, los ingresos adicionales se elevarían a 38,000 millones de pesos.

Finalmente, una elevación de las tasas promedio de interés afecta al gasto público en lugar del ingreso, al incrementar el pago de intereses de la deuda y los costos de refinanciamiento de la deuda que vence. Al respecto, la SHCP calcula que un incremento de 1 punto porcentual en la tasa de interés promedio del año eleva el gasto público en 13,789 millones de pesos.

Si bien, al día de hoy el panorama es incierto sobre el futuro de las tasas de interés, bien podría suponerse que podrían promediar en el año un incremento de medio punto porcentual, por lo que de resultar así, el gobierno podría erogar 6,900 millones de pesos adicionales.

En suma, en función del comportamiento de los diferentes determinantes de los ingresos y del gasto público, el gobierno podría dejar de recibir entre 45 a 70 mil millones de pesos este año, por lo que parece ser suficiente el recorte del gasto público para alcanzar el déficit fiscal de 1.0% del PIB programado para 2015 (bajo la nueva definición de “déficit sin la inversión de Pemex, CFE y proyectos de alto impacto”), pudiendo alcanzar todavía para reducirlo en cerca de 0.3 puntos porcentuales adicionales (hacia 0.7%).

También te puede interesar

Cambio de énfasis

Estimaciones del crecimiento a la baja

¿Qué pasó con la balanza comercial mexicana?