Opinión

¿López Dóriga es figura pública?

  
1
  

  

ME. ¿Es López Dóriga figura pública?

El arranque de la temporada de spots electorales comenzó con una polémica entre el PRD y Joaquín López Dóriga, conductor de El Noticiero, el informativo estelar de Televisa, porque incluyó su imagen en un comercial político junto a expresidentes priistas, normalistas de Ayotzinapa desaparecidos y criminales. En un primer plano parece un forcejeo más de los múltiples que hay en la vida pública, pero no es así. Ante nuestros ojos se presenta la oportunidad de un debate de segunda generación sobre la libertad de expresión en México, y el riesgo de que si no se analiza con cuidado, las instituciones construirán personajes intocables y sin contrapesos bajo la bandera de las libertades que atentan, paradójicamente, contra las libertades.

El spot habla sobre las cosas que no han cambiado, en donde aparecen imágenes de López Dóriga al aire en el informativo de Televisa. El conductor y los abogados de la empresa alegaron que la imagen fue utilizada sin su consentimiento, por lo que el Instituto Nacional Electoral ordenó al PRD retirar su imagen. El partido se quejó de censura y se inconformó ante el Tribunal Federal Electoral, que tendrá que decidir en definitiva qué procede. En los medios hubo acusaciones contra el PRD por difamar a López Dóriga, y condenas porque, alegaron, nunca debió usarse su imagen porque no es una figura pública.

El tema es controvertido por la falta de definición sobre qué es una “figura pública”. Bajo viejas categorías de análisis, una “figura pública” es un servidor público. Por lo mismo, puede ser sometido a escrutinio en forma permanente, y debe aguantar la crítica pública. Sin embargo, ¿por qué lo mismo, pero sin percibir sus ingresos del erario, debe ser soportado por empresarios, religiosos, o incluso dirigentes de organizaciones no gubernamentales? Más aún, ¿por qué los artistas pueden ser desnudados y ser clientes de los paparazzis? ¿Qué hace a las celebridades que no reciben ingresos públicos ser “figuras públicas”? O, ¿por qué hay celebridades que no son impunes y otras que sí lo son?

Si el Tribunal Federal Electoral ratifica la decisión del Instituto Nacional Electoral, habrá creado una figura exclusiva para los medios, donde el star system habitará una burbuja imposible de romper. La discusión no se centra en López Dóriga, pese a ser el detonante de ella. Él es un pretexto para esta discusión, ejemplo insustituible para este caso, porque es el periodista más influyente de México en la actualidad, porque tiene la tribuna más influyente. Cuando termine su ciclo, quien ocupe su lugar será el más influyente, en la medida que el medio para el que trabaje mantenga su fuerza y poder. Cuando esto se acabe, estos valores se mudarán a otro medio y a su periodista estrella.

La decisión que tome el Tribunal marcará lo que suceda en el futuro político mexicano. Por tanto, la pregunta que tendría que hacerse es cuándo se considera “figura pública” a un periodista. Esta es una discusión legalmente inacabada en democracias maduras, donde sin embargo, el tema sí se ha planteado. Según el Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa, una organización en Estados Unidos que da apoyo legal a los periodistas desde 1970, “las celebridades y otros con poder en una comunidad, usualmente son consideradas figuras públicas”. La Escuela de Periodismo y Comunicación de la Universidad de Oregon dice que una figura pública es aquella que tiene reconocimiento nacional instantáneo y exposición mediática constante, y que algunas ocupan posiciones de poder persuasivo e influencia.

Quien conduzca el noticiero de televisión que todas las noches sintonizan millones de personas en todo el país, será una persona instantáneamente reconocida. En una sociedad donde más de 90 por ciento recibe su información de la televisión abierta, quien se siente en esa silla tendrá un enorme poder de persuasión e influencia. Un guiño de reprobación o un tono vehemente modifica el sentido de una información y altera la equidad y el balance, algo que prácticamente nadie más puede lograr. Esta es la razón por la que se cuidan tanto las formas y los equilibrios en los informativos de televisión en sociedades democráticamente maduras.

No está clara la motivación del PRD para haber incluido a López Dóriga dentro del spot de marras, pero la discusión sobre si debía mantenerse al aire o no, debe ser realizada con seriedad. Por la posición pública de las autoridades electorales, el spot afecta a una persona privada, pero se puede argumentar que hay personas privadas –como los maestros, los clérigos o los empresarios–, que lo que digan, y la forma como lo digan, puede modificar patrones de conducta y comportamiento. Es el caso de algunos conductores de noticieros de radio y televisión, algunos de los cuales llegan a incidir más en la sociedad que las “figuras públicas”.

La decisión del INE puede entenderse como un acto superficial que no alcanzó a entender que su acción blindaba a una persona y hacía un mexicano de excepción. Sería saludable que el Tribunal Electoral discutiera el fondo de este nuevo fenómeno, y usar el spot como pretexto para analizar cómo, sin coartar la libertad de expresión, se evite que por la puerta de atrás se construya la intocabilidad de algunas personas que influyen y alteran la política y la sociedad, sin un mecanismo de rendición de cuentas que sirva de contrapeso a lo que, eventualmente, pudieran ser sus excesos.

Twitter: @rivapa