Revisión del crecimiento económico
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Revisión del crecimiento económico

COMPARTIR

···

Revisión del crecimiento económico

02/10/2017
1
 

 

FMI recortó la perspectiva de crecimiento de la economía mexicana. (Bloomberg)
,

A raíz de las catástrofes naturales de las recientes semanas y tras conocer algunas estimaciones más fundamentadas respecto a los daños, y las necesidades de recursos para la reconstrucción, se tiene la pregunta de ¿en cuánto será afectada la actividad económica?

Cuando ocurren desastres naturales, accidentes de gran envergadura como el incidente nuclear de Fukushima en 2011, o cuando un país es devastado por un ataque bélico, la actividad económica se ve afectada irremediablemente. El impacto tiene dos fases. La primera es la negativa: una caída inmediata en la actividad económica en la región afectada, inicialmente en los sectores más vulnerables (comercio, turismo, agricultura, construcción y manufactura). El resto de los sectores se va afectando en los siguientes meses por la caída en el consumo.

La segunda fase es positiva: la reconstrucción, en donde la actividad económica se va recuperando por la inversión en construcción, que genera una importante derrama económica. El empleo crece y el consumo se expande, repercutiendo en los demás sectores en el mediano plazo. La economía de la posguerra es un buen ejemplo de cómo la actividad económica se reanima generando un ciclo de largo plazo de bonanza. La década de los cincuentas fue una época de fuerte actividad en la economía mundial, derivada de la reconstrucción de Europa y del despegue de la economía de Estados Unidos. México disfrutó de esa bonanza que supo aprovechar muy bien en el modelo del desarrollo estabilizador.

En nuestro caso reciente, las catástrofes naturales (huracanes y terremotos) están focalizadas en cinco estados principalmente: Chiapas, Oaxaca, Puebla, Morelos y el Valle de México). No se llegó a afectar el corazón de la actividad manufacturera de la región del Bajío, a excepción de Puebla, ni los estados fronterizos, o algunos estados con una economía importante como Jalisco o Veracruz. Los daños son enormes en las zonas afectadas, pero no se tiene un impacto en toda la economía. En la misma Ciudad de México son muy marcados los daños en algunas colonias como en la Roma, Condesa, Narvarte y Del Valle, pero otras zonas como en el sur, el poniente, o el oriente parecen vivir en la normalidad. Desde luego los precios de los bienes raíces en las colonias de moda, (Roma y Condesa, en donde los precios de las propiedades y las rentas estaban claramente sobrevaluadas, se empieza a observar una importante corrección.

Sabemos por experiencia que la recuperación en los precios puede requerir de varios años.

En el turismo y sus sectores colaterales como la aviación, la hotelería y los restaurantes, se prevé una caída en la actividad en lo que resta del año, inclusive en la temporada alta y en la agricultura de los estados mencionados.

Las finanzas públicas pudieran verse afectadas en la acción inmediata que tiene que ejercerse para paliar los daños más severos a la población sobreviviente afectada, y más adelante se verán muy presionadas por el esfuerzo de reconstrucción. Afortunadamente el gobierno mexicano cuenta con un crédito de contingencias naturales con el Banco Mundial por 300 millones de dólares, y con el Fondo de Desastres, que es una reserva para poder contar con recursos para estas emergencias. El secretario Meade ya ha explicado que se requieren adicionalmente nuevos recortes al gasto corriente. Se tienen además las contribuciones de otros países y de la Iniciativa privada y de las organizaciones sociales, como recursos complementarios para afrontar la emergencia y la reconstrucción. En Bursamétrica seguimos esperando que al cierre del ejercicio se logre un superávit primario.

El Inegi reportó la semana pasada los datos del IGAE de julio en donde se observó un pobre crecimiento de 1.3 por ciento anual. Cifra que contrasta con el crecimiento de 3.0 por ciento anual que el Inegi estimó para el PIB al segundo trimestre. ¿Podríamos ver los siguientes meses con crecimientos aún más bajos?

Bursamétrica publicó el pasado viernes su Índice Bursamétrica Anticipado de México correspondiente a agosto, el cual se ubicó en 205.69 unidades (índice general) vs. 201.72 unidades de julio (cifra revisada), reflejando un incremento de 5.92 por ciento nominal anual, (vs. +5.43 por ciento anual de julio), lo que implica que la economía en su conjunto mostró cierta aceleración respecto al ritmo de variación observado en el mes previo.

El subíndice industrial observó una aceleración en agosto, al crecer 5.47 por ciento anual, mientras que en julio creció en 2.99 por ciento anual. El subíndice de servicios mostró de nuevo un crecimiento anémico de 0.05 por ciento anual, mientras que en el mes anterior creció 0.09 por ciento anual.

Con las cifras del IBAM, Bursamétrica estima un incremento en el IGAE de agosto de 2.54 por ciento real anual. Nuestro pronóstico de crecimiento en el PIB para el tercer trimestre de 2017 es de 1.7 por ciento real anual. Para todo 2017 estimamos un crecimiento de 2.2 por ciento real anual, y de 0.5 por ciento para la producción industrial. Para 2018 vemos factible un crecimiento de entre 2.5 a 2.8 por ciento anual.

,

* El autor es presidente de Bursamétrica.

Correo: eofarrills@bursametrica.com

Twitter: @EOFarrilS59

También te puede interesar:
Gana Merkel, ¿qué significa esto para el mundo?
En agosto la economía mexicana se resiste a la desaceleración
Economía mundial y patrón de los mercados globales, totalmente anormales

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.