El Gobierno debería cubrirse contra aumentos en las tasas de interés
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El Gobierno debería cubrirse contra aumentos en las tasas de interés

COMPARTIR

···

El Gobierno debería cubrirse contra aumentos en las tasas de interés

08/10/2018
Actualización 08/10/2018 - 11:09

El próximo gobierno enfrenta un entorno sumamente complejo, para las finanzas públicas. Por una parte se tiene una estructura de ingresos tributarios muy limitada, en el que la recaudación total de impuestos llega después de la reforma tributaria a poco más del 12 por ciento del PIB, lo que se compara con otros países como todavía muy débil.

Si bien nuestros índices de endeudamiento parecen relativamente bajos, al tener una relación de la deuda pública total del 45.4 por ciento del PIB, con una reducción de casi tres puntos del PIB desde el 2016 cuando se tocó el pico de 48.2 por ciento del PIB, el entorno internacional de una tendencia de normalización de las políticas monetarias de los países desarrollados, que implica un incremento constante en las tasas de interés, está generando un crecimiento del gasto financiero de esta deuda del 13 por ciento anual al segundo trimestre de este año. Y es de preverse que el gasto de intereses siga aumentando en los próximos años a una mayor velocidad.

Simplemente, de aquí a que termine el 2019, se prevé que la Reserva Federal incremente en por lo menos cuatro ocasiones el objetivo de la tasa de Fondos Federales, con lo que se podría situarla para ese entonces en 3.25 por ciento con respecto al objetivo de 2.25 por ciento actual. Un incremento del 44 por ciento en el costo del dinero.

En otras colaboraciones hemos recomendado que el Gobierno federal incremente sus coberturas no sólo para cubrir los precios de venta de las exportaciones de petróleo (posición corta en el crudo) sino también a cubrir los precios de las importaciones de gasolinas y de gas natural (posición larga en gasolinas y en gas natural) que es uno de los insumos fundamentales para la producción de energía eléctrica.

Pero en adición, es conveniente que también se adopte con urgencia un programa de coberturas ante la tendencia alcista en las tasas de interés. A finales del año pasado, el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años se ubicaba en 2.35 por ciento anual. Al cierre de la semana pasada, el rendimiento de los mismos bonos ya se ubica en 3.23 por ciento. Un incremento de 88 puntos base en 10 meses.

Hace unos días, Christine Lagarde del Fondo Monetario Internacional llamó la atención de que la deuda global alcanzó ya un nuevo récord histórico de 182 billones de dólares contra un PIB mundial a precios corrientes que podría estimarse en cerca 130 billones. La deuda global creció 60 por ciento en los últimos 10 años.

Si bien la economía global parece estar pasando por uno de sus mejores momentos: el PIB global está creciendo a un ritmo de alrededor del 3.8 por ciento, el más alto desde el 2011, y la inflación parece ahora controlada, a pesar de los incrementos en los precios de los hidrocarburos, y del pleno empleo que se reporta en varios países, el hecho de que los bancos centrales más importantes están regresando a políticas monetarias menos expansivas, dejando de crear menos dinero, y aumentando gradualmente sus tasas de interés, la ola de políticas comerciales proteccionistas arrancadas por el presidente Trump, nos están llevando a un escenario futuro de mayor inflación, y por lo tanto se tiene un riesgo inminente de que las tasas de interés tengan que subir más rápidamente.

Los primeros afectados por este entorno son las economías emergentes. Ya hemos visto fuertes devaluaciones en Turquía, Argentina y Brasil, que coinciden en ser economías con grandes déficits en su cuenta corriente y finanzas públicas deficitarias. Pero también estamos viendo que otros países desarrollados muy endeudados como Italia, que debe más de 130 por ciento del PIB, están también amenazando con provocar una nueva crisis.

Agustín Carstens, el banquero central de los bancos centrales al frente del Banco de Pagos Internacionales de Basilea, está recomendando a los banqueros centrales que incrementen sus tasas de referencia para tener espacio para recortarlas cuando se presente una nueva recesión.

“Podría haber más turbulencias en el futuro. Las autoridades monetarias y los mercados deberían prepararse para una convalecencia prolongada y agitada”, expresó Claudio Borio, jefe del Departamento Monetario y Económico del Banco de Pagos Internacionales.

Estamos por recibir el Paquete Económico 2019. Sin lugar a dudas que una política integral de administración de riesgos, cubriendo precios del petróleo, gasolinas y gas natural donde somos deficitarios y las tasas de interés sería muy bien recibido por los inversionistas y los agentes económicos nacionales e internacionales.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.